Dépor | Entrevista a Quique González en ElDesmarque

Quique: "No he tenido la suerte de que el fútbol me lo pusiera fácil"

Un contenido de:
Carlos Rosende

Jueves, 08 de noviembre de 2018. 20:16
Quique González, entrevistado por ElDesmarque en Abegondo (Foto: Iris Miquel).
Quique González, entrevistado por ElDesmarque en Abegondo (Foto: Iris Miquel).

Quique González (Valladolid, 1990) pretende dejar huella en el Deportivo a base de goles. La gran apuesta de Carmelo del Pozo y Natxo González para la delantera blanquiazul está respondiendo con trabajo, compromiso y eficacia en los metros finales a la inversión realizada por el conjunto coruñés (1,7 millones de euros) para incorporarlo procedente de Osasuna. Apreciado por la afición y elogiado por el vestuario al completo, el punta vallisoletano se siente una pieza importante en el proyecto deportivo del club herculino.  

¿Había jugado alguna vez en un 4-4-2 en rombo como el que emplea Natxo González en el Deportivo?

– Nunca, pero me siento muy a gusto. Es un sistema bastante diferente al resto. El míster se explica muy bien para que los jugadores lo entendamos, y los automatismos los tenemos claros. Sabemos cómo hacer daño al rival y también cómo tenemos que defender para protegernos del equipo contrario cuando es él quien maneja la pelota. Lo importante es tener claro siempre lo que hay que hacer, sin perder de vista que nunca hay que dejar de lado la capacidad inventiva del propio futbolista para salirse del guion.

Cuando no poseen la pelota, ¿cómo compensan la ausencia de jugadores específicos de banda? 

– Es cierto que con esta forma de jugar desproteges un poco los costados. Se trata de ser compactos, defender juntos y empezar esta tarea desde arriba. Muchas veces lo más importante es no volverse loco: cerrar las líneas de pase por dentro y ser generosos a la hora de ofrecer ayudas a nuestros laterales para evitar las superioridades y los centros laterales.

¿La idea es desconectar el juego interior de los rivales?

– Sí. Nuestra intención es siempre la misma porque queremos tener la pelota y llevar la iniciativa, pero somos conscientes de que en esta categoría hay otros equipos que también saben manejar el balón, y es necesario adaptarse a esa circunstancia cuando ocurre. No vamos a mandar siempre. Cuando el contrario se hace fuerte con la pelota el objetivo es evitar que nos filtren pases entre líneas. Preferimos que nos ataquen por fuera a que nos metan balones por dentro.

"Cuando el contrario se hace fuerte con la pelota el objetivo es evitar que nos filtren pases entre líneas"

Quique González, entrevistado por ElDesmarque en Abegondo (Foto: Iris Miquel).
Quique González, entrevistado por ElDesmarque en Abegondo (Foto: Iris Miquel).

Imaginemos que ese trabajo defensivo del que usted habla surte efecto y el Deportivo recupera la pelota cerca de su propia portería. El rival automáticamente se repliega y junta sus líneas. ¿Cuál es la clave para maximizar los espacios y encontrar el agujero en la defensa contraria? 

– El triángulo de arriba tiene que estar bien sincronizado. Por nuestra manera de entender el juego, necesitamos que la relación entre los dos puntas y el enganche sea buena. La idea es fijar a la defensa, mantener al central y al lateral de tu lado bien juntos y conseguir que los dos estén pendientes de ti en todo momento. De esta manera le damos libertad al mediapunta para que encuentre su propio espacio y pueda aprovecharlo. Específicamente, a los delanteros se nos pide saber aguantar la pelota de espaldas, ofrecer la continuidad necesaria para ser más fluidos en ataque, acercarte y romper, alejarte y venir a recibir, venir a recibir y abrir a la banda... También hay hueco para que el jugador resuelva y se salte estas pautas, pero mucho está trabajado. Cuanto mejor esté todo engrasado, más sencillo y productivo para el colectivo.

El míster insiste en que este sistema exige un poco más de conocimiento del juego por parte del mediapunta y los delanteros que incluso el que puedan tener los miembros del triángulo del centro del campo.

– Porque el nuestro es un sistema muy posicional. Como delantero, puedes estar un buen rato sin tocar el balón, pero que tú no lo toques no significa que no estés participando en el juego. A veces simplemente desde fuera no se ve o quizá uno ni lo percibe, pero yo mismo puedo estar siendo protagonista solo atrayendo al central y al lateral de mi zona. ¿Por qué? Porque eso libera al mediapunta y le permite recibir. El míster insiste mucho en esa idea: si no recibes es porque tienes que esperar tu momento. O lo que es lo mismo: si no recibes no te puedes desesperar, porque es posible que no tengas que estar en movimiento para hacerte con el balón o que te lo hagan llegar. La pelota la acabarás recibiendo cuando la tengas que recibir. Esa es nuestra idea.

Además de escuchar a sus entrenadores y observar a sus compañeros y rivales, ¿en quién se fija para seguir evolucionando en su juego?

– Uno tiene al alcance a muchos cracks mundiales de los que es muy fácil aprender. Me encanta ver fútbol y estoy siempre pendiente de todo. Me fijo mucho en los movimientos de Cristiano Ronaldo ahora que ha dejado la banda y es más un delantero específico que un extremo. Ves sus recursos, su manera de sacar el disparo o cómo gana la posición y tomas nota. Se aprende mucho. Antes me fijaba en Ronaldo Nazario y en Thierry Henry, en cómo resuelven situaciones complicadas. También me gusta ver partidos de delanteros de primer nivel que no son el perfil de punta que soy yo ni tienen mi mismo estilo de juego: Robert Lewandowski o Harry Kane, por ejemplo, son dos futbolistas de los que puedes sacar movimientos. Está claro que yo no voy a aguantar la pelota de espaldas como si midiese 1,90m por muchos partidos que vea, pero sacas detalles.

"Me fijo mucho en los movimientos de Cristiano Ronaldo"

Fede Cartabia celebra junto a Quique González el gol anotado por el '7' contra el Granada (Foto: Iris Miquel).
Fede Cartabia celebra junto a Quique González el gol anotado por el '7' contra el Granada (Foto: Iris Miquel).

¿Hay delanteros de Primera y delanteros de Segunda? ¿Qué le dice el caso de Borja Iglesias?

– Para el delantero español es muy difícil triunfar en nuestro fútbol porque la competencia es muy dura. Las circunstancias y los momentos influyen. Borja Iglesias jugó por primera vez en Segunda el año pasado, pero en Segunda B ya había metido muchos goles con el filial del Celta. En Zaragoza le dieron la oportunidad de hacer lo mismo pero en Segunda y demostró que lo sabe hacer, y ahora en Primera con el Espanyol es más de lo mismo. Cuando un jugador tiene condiciones, talento y le pone trabajo a esa combinación, antes o después las cosas llegan. Hay gente que lo tiene más fácil y hay otra a la que la vida se lo pone más difícil, y a veces también influyen las lesiones, pero uno tiene que disfrutar del presente, no dejar de pensar en crecer y tener ambición para llegar lo más arriba posible. En mi caso, a nivel de goles este es mi mejor momento. Aunque de nada me va a servir haber marcado los goles que he marcado si después me quedo a medio camino.

En Osasuna se pasó un año entero alejado de la portería. ¿Resultó frustrante?

– Cuando uno es delantero siempre tiene en mente la portería, siempre quiere y le gusta estar cerca del área. El delantero sabe que ahí es donde puede hacer daño. Te da un poco de rabia cuando sientes que se te desaprovecha, porque tú lo que quieres es ayudar al equipo y piensas: "Joder, si yo jugase ahí podría ayudar incluso más". En cualquier caso, hay momentos en los que sabes que tienes que ayudar como sea, de una u otra manera, y lo más importante es ser consciente de que lo principal es el colectivo y de que hay que sacrificarse por ello. Para nada me arrepiento de lo que pasó el año pasado en Osasuna. Me tocó jugar en banda derecha e hice cuatro goles, y estoy satisfecho con mi trabajo.

"Te da un poco de rabia cuando sientes que se te desaprovecha"

A usted el fútbol nunca se lo ha puesto fácil.

– No he tenido esa suerte. Soy un canterano del Valladolid, de la tierra, al que echaron porque sentían que en ese momento no valía o porque directamente no querían contar conmigo. Fueron momentos duros: me tocó bajar al filial a Tercera para no estar parado y poder meter goles. De nada me servía estar en el primer equipo, en Segunda o en Primera, pero sin jugar. Con 22 años tomé la decisión de jugar en el filial, se dio muy bien y lo jugué todo; sin embargo la idea del club era la misma: me querían echar. Me tocó irme, empecé de cero en el Guadalajara e hicimos una gran temporada. A posteriori viene a por mí un Primera como el Almería, y desde ese momento siento que me convierto en futbolista profesional.

Quique González, en un lance del Dépor-Granada en Riazor (Foto: Iris Miquel).
Quique González, en un lance del Dépor-Granada en Riazor (Foto: Iris Miquel).

¿Esas cicatrices lo han convertido en una persona más segura de sí misma?

– Soy muy autocrítico conmigo mismo, nunca me conformo y siempre quiero más. A partir de ahí uno crece. Con el paso de los años vas aprendiendo y entendiendo todo un poco mejor. Tienes todo más claro y sabes lo que quieres. El fútbol es nuestro pan y todos los jugadores luchamos por ser mejores y así poder llegar lo más alto posible. Esto es un juego en el que todos tenemos claro que es mejor ganarle al contrario que perder. Ganarle al contrario me va a permitir a mí llegar más lejos.

¿Le quedan ganas de intentar marcar un gol de chilena?

– Lo pienso y siento rabia. Como delantero, es un recurso que tienes para hacer gol y lo usas sin ninguna maldad. Que luego se fomente que el mejor gol del año sea uno de Cristiano o de Bale de chilena, que me parece bien, y al mismo tiempo yo lo intente como un simple recurso, sin maldad y con la única intención de meter un gol, y acabe expulsado... Con honestidad, no lo entiendo. Si las chilenas no se pueden hacer, que las prohiban y ya está. No es algo que uno tenga pensado. Uno no está predispuesto a hacerla, ves cómo viene la jugada y tiras de ese recurso. A mí me salió así contra el Málaga, lo vi claro en ese momento y ya sabes cómo acabó todo.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *