Dépor | Entrevista a Borja Valle en ElDesmarque: pasado, presente y futuro

Borja Valle: "El sistema de Natxo me ha hecho mejor futbolista"

Un contenido de:
Carlos Rosende

Viernes, 11 de enero de 2019. 18:03
Borja Valle posa para ElDesmarque en 'El Mundo del Fútbol' (Foto: Iris Miquel).
Borja Valle posa para ElDesmarque en 'El Mundo del Fútbol' (Foto: Iris Miquel).

Borja Valle (Ponferrada, 1992) es un jugador feliz. Tras un par de años sin continuidad en el Deportivo, el delantero berciano vuelve a disfrutar del fútbol en el proyecto comandado por Carmelo del Pozo y Natxo González. Con él charlamos sobre su evolución, el 4-4-2 en rombo empleado por el Dépor, las particularidades del renovado vestuario blanquiazul o su próximo reencuentro con Ais Reig.

– ¿Por fin se siente delantero?

Sí. Ya puedo decir que sí. Tanto el año pasado como este es donde más he actuado, donde más he entrenado y donde más a gusto me encuentro. Cuando pasas muchas semanas jugando en una misma zona, terminas por sentirte a gusto. Así que sí: ahora mismo me siento delantero. No el clásico delantero referente, pero sí lo más parecido a un punta.

– El hecho de ser un jugador polivalente tiene una lectura positiva evidente (más opciones de acabar entrando en el once), pero también algún aspecto negativo...

Recuerdo el primer año, cuando lo pasé tan mal, y también el principio de la temporada pasada, porque hacían muchas bromas en el vestuario con este tema. Yo mismo decía que jugaba de todo y a la vez de nada. Aquí me han probado de lateral, de extremo, de medio... Prácticamente he entrenado en todas las posiciones y nunca acababa jugando en ninguna. La lectura global de ser polivalente es positiva, porque significa que puedes hacer más cosas de las habituales, siempre y cuando te den esa importancia y ese valor. Siempre se me ha utilizado en varias zonas y no creo que sea algo malo, todo lo contrario. Aunque en el Dépor no me ha servido de mucho [sonríe]. Pero ahora mismo estoy satisfecho y, como te decía antes, ya me siento delantero y soy feliz.

– Dice que ahora es feliz. Si echa la vista atrás, ¿qué es lo que ve?

Sobre todo mucho trabajo. Soy relativamente joven en el mundo del fútbol: tengo 26 años y me queda mucho por vivir; pero es cierto que ya he superado muchas cosas: tanto muy bonitas como muy feas y duras. Es importante el haber pasado por todas las categorías y el haberme encontrado con situaciones difíciles. Haber formado parte de vestuarios buenos y malos también me ha hecho mejorar, avanzar y valorar lo bien que estoy a día de hoy. Es muy complicado sentirse a gusto en un trabajo, y ahora mismo soy un privilegiado. Viví situaciones en las que todo era de color negro, todo mentiras, fraudes y engaños. Campos embarrados. Otro fútbol.

"Viví situaciones en las que todo era de color negro, todo mentiras, fraudes y engaños"

– ¿Cuesta transmitir que el futbolista, siendo un privilegiado, también carga con problemas y preocupaciones en su día a día, y que todo ello afecta al rendimiento?

Muchísimo. Al final, en una visión global, es evidente que debemos considerarnos unos privilegiados: hacemos lo que más nos gusta en la vida y vivimos de ello. Eso no quita que tengamos altibajos, momentos buenos y malos, alegres y tristes, tanto en lo personal como en lo profesional. Es difícil hacerlo ver en un mundo tan complicado como es el de este deporte. Yo siempre lo he pensado así: somos personas normales, trabajadores, en una situación muy particular por lo que significa el fútbol a todos los niveles.

– Esta temporada, la plantilla y el cuerpo técnico presumen de vestuario. ¿En qué se nota en el día a día?

Siempre es más fácil convivir en un vestuario cuando las cosas funcionan y los resultados llegan. Eso influye, por supuesto. Pero un vestuario se valora por el conjunto y también por ciertos detalles. Te pongo un ejemplo: las charlas de fútbol en las que participamos todos. Es muy difícil encontrarse con un vestuario en el que todo el mundo opine, en el que hable el míster y los jugadores puedan transmitir su punto de vista para hacer que todo mejore. Son situaciones que yo no he vivido en muchos momentos de mi carrera. Cuando van mal las cosas, te gusta que alguien alce la voz y dé su opinión, y luego que otro le contradiga para poder sacar una lectura intermedia que aporte al grupo. Es como una relación de pareja: es importante hablar las cosas y dar tu punto de vista en la búsqueda de un objetivo común. Todos estamos aquí intentando alcanzar un propósito precioso y ambicioso, el ascenso, y esa es la mejor manera de lograrlo: siendo transparentes y diciendo lo que pensamos. Eso otros años no se hacía.

Borja Valle posa para ElDesmarque en 'El Mundo del Fútbol' (Foto: Iris Miquel).
Borja Valle posa para ElDesmarque en 'El Mundo del Fútbol' (Foto: Iris Miquel).

– ¿Cómo se ha adaptado al sistema (4-4-2 en rombo) de Natxo González? 

Yo nunca había jugado en una formación como esta. No es fácil, pero cuando la coges, la disfrutas mucho. Los delanteros tenemos presencia en el área, espacio, bastantes variantes con balón y muchas opciones de pisar zona de remate. Los medios, los volantes y los laterales son muy importantes en salida de balón. También los centrales en la distribución. Es un sistema muy interesante cuando le coges el punto, cuando lo tienes bien ensayado. Obviamente, no es infalible. Todo tiene sus pros y sus contras. Hay momentos en los que vas a sufrir, sobre todo cuando te hacen un cambio de orientación. De primeras, en verano, nos chocó a todos un poco que el míster llegase con una idea tan marcada, pero con el tiempo se está demostrando que implantarlo ha sido una muy buena decisión por parte del cuerpo técnico.

– ¿Esta disposición táctica exige una mejor interpretación del juego por parte de los puntas?  

En un 4-4-2 normal o en un 4-5-1 el delantero a menudo trabaja para él o se le exige pensar menos en el colectivo, en el nuestro (4-4-2 en rombo) a veces debes tener en la cabeza ya no la jugada inmediata sino la siguiente. Si juegas arriba, liberar espacio para que rompa el mediapunta entre los centrales o bajar a recibir para arrastrar a tu marca y facilitar el movimiento al espacio de tu compañero en la delantera. Es una disposición táctica que te exige pensar mucho más, ir un poco más allá, y nos está haciendo mejores. A mí me ha hecho mejor futbolista el poder jugar con el sistema de Natxo y el pensar un poco más allá de lo que te puede dar una jugada en concreto. Ya te digo, de primeras nos chocó un poco, porque el futbolista está acostumbrado al A, B y C, pero ahora te das cuenta de que la D es una muy buena opción.

– Natxo a menudo hace hincapié en el que el Dépor debe correr más y mejor fuera de casa, castigando los espacios que deja el rival.

Cuando jugamos fuera de casa, los partidos son totalmente diferentes. En Riazor jugamos a una cosa y fuera de casa tienes más espacios. Es otro fútbol que debemos interpretar bien para hacerle daño al contrario. Aquí, en Riazor, muchos equipos no te dejan correr y crear ocasiones se convierte en algo muy complicado. Da igual que lleves el balón de un lado al otro, más rápido o más despacio, porque se hace muy pesado. Contra el Lugo, por ejemplo, fue el típico partido del que yo salí frustrado, enfadado, porque al final lo que haces parece no servir para nada: dejas balones de cara, cargas la zona de remate pero no rematas, vuelves y 'te pegas' con un central... Quizá contra el Mallorca, si somos capaces de leerlo bien, podamos hacer un partido más alegre y vistoso. A mí me gusta correr y creo que sería muy bueno para nosotros.

– Estuvo un mes fuera de los terrenos de juego tras la expulsión en Córdoba y la posterior sanción de cuatro partidos. ¿Cómo vivió esa etapa? ¿Repasó muchas veces la acción en su cabeza?

Soy una persona bastante fría, llevo las cosas internamente y no lo exteriorizo mucho. No le doy muchas vueltas a lo que ha pasado pero sí a lo que puedo hacer para cambiarlo, porque soy muy cabezón. Los que me conocen saben que soy muy muy muy cabezón [sonríe]. Después de estar un mes sin competir por la famosa sanción en Córdoba, recuerdo que el míster no me convocó para el siguiente partido. Y te duele, claro que te duele. Te jode porque llevas un mes queriendo competir, estando apto para entrenar; pero hay una decisión que no te deja hacerlo. Cuando sucede esa situación, te jode y te duele, pero sabes que algo has hecho para que el míster lo haya decidido así y que algo tienes que cambiar para volver a estar en el equipo. Y siempre siendo consciente de que hay veintitantos compañeros que están a tu nivel o mejor. Ya te digo, no me como la cabeza mucho con lo que dejo atrás. Estuve mucho tiempo sin jugar, y si de algo me han servido estos dos años en el Deportivo –este es el tercero– es para saber cómo actuar en esos momentos, cuando no cuentas o cuando por algún motivo (sanción o lesión) estás fuera. Eso sí, aunque yo sea frío, un simple abrazo o un "¿cómo estás?" se agradece mucho. Parece que no, pero en esos momentos te das cuenta de lo importante que es tener personas a tu lado y, al mismo tiempo, de las personas que dentro el vestuario están contigo. Es muy importante y muy enriquecedor sentir que todo el mundo te ayuda y te empuja hacia delante.

– ¿Le resulta incómodo revivir el lance con Ais Reig?

No me resulta pesado, por decirlo de alguna manera, porque tampoco le doy mucho valor. Me imaginaba que podía suceder algo así en algún momento, pero no me va a llevar a nada darle vueltas, pensar o hablar. Es una acción que sucedió en un momento determinado. Él tomó esa decisión, yo obré de una forma y no voy a cambiar ni mi forma de actuar ni mi forma de pensar. Voy a hacer mi partido actuando de la misma manera que he actuado siempre. Yo represento al Deportivo y al Deportivo no le va a beneficiar en nada que yo me ponga ahora a darle valor a esa situación. Es algo pasado. Igual en otro momento estaría deseando que llegase este partido y encontrarme con ciertas personas, pero ahora mismo me da igual. Él es el árbitro que nos va a arbitrar y a mí lo que me interesa es que el Deportivo gane y que salgan las cosas bien.

"Yo represento al Deportivo y al Deportivo no le va a beneficiar en nada que yo me pongo ahora a darle valor a esa situación"

Borja Valle posa para ElDesmarque en 'El Mundo del Fútbol' (Foto: Iris Miquel).
Borja Valle posa para ElDesmarque en 'El Mundo del Fútbol' (Foto: Iris Miquel).

– ¿Cómo es Natxo González de puertas hacia dentro?

Natxo es un hombre muy campechano. Ya no lo trato como entrenador, lo trato como hombre. Es un tipo muy normal, muy llano. Con él tuve varias conversaciones interesantes e importantes antes de que sucediera el tema de la renovación –Borja Valle prolongó un año su contrato con el Dépor este mismo verano, hasta el 30 de junio de 2020–. A día de hoy creo que es el pensamiento que tenemos todos, más allá de que juguemos más o menos. Es una persona muy llana, transparente, que habla cuando debe hablar y que se enfada cuando se tiene que enfadar. Tiene que tener ese genio para transmitirnos que él es quien manda y toma las decisiones. Mi relación con él es muy buena, estoy muy contento, y espero que siga mucho tiempo aquí porque creo que sería muy bueno para el deportivismo.

– Con quien tiene especial sintonía es con Carmelo del Pozo...

A Carmelo lo conozco más personalmente que profesionalmente. Ya dije en su día que pensaba que firmarlo era un acierto para el Deportivo, y a día de hoy creo que todo el mundo pensará igual. Ha cambiado muchísimas cosas internamente en el club para que el Deportivo saliese del bache y pudiese crecer todavía más. Es una persona muy profesional y vive única y exclusivamente para el fútbol. A nivel personal, a mí me ha ayudado mucho: en su día me firmó en el Oviedo de un Ourense en el que no cobraba. Con él crecí muchísimo y sigo creciendo. Solo tengo buenas palabras para él porque se lo ha ganado.

– La última: ¿está el Dépor a medio de camino entre lo que es y lo que quiere llegar a ser?

Estamos en una situación intermedia de la que hay que salir si queremos estar arriba. Esto es muy complicado, y no es un tópico. A medida que pasan las jornadas los rivales tienen más información sobre nosotros y nosotros sobre ellos. Eso hace que se convierta en más difícil hacerle daño al rival. Contra el Lugo tuvimos ocasiones claras para hacer gol, no las metimos y se nos fue de las manos una oportunidad clara para dar un golpe encima de la mesa. Lo bueno que tiene el fútbol es que siempre te da otra oportunidad.

Borja Valle posa para ElDesmarque en 'El Mundo del Fútbol' (Foto: Iris Miquel).
Borja Valle posa para ElDesmarque en 'El Mundo del Fútbol' (Foto: Iris Miquel).
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *