Secciones

El penalti de Djukic cumple 25 años

Martes, 14 de Mayo de 2019. 10:20
Djukic se lamenta tras fallar el penalti en la última jornada.
Djukic se lamenta tras fallar el penalti en la última jornada.

El penalti que decidió que la Liga de 1994 volara a Barcelona y no se quedara en A Coruña en el último instante de la última jornada cumple este martes 25 años. El Deportivo, prácticamente un recién ascendido a Primera División tras dos décadas fuera de la elite, dependía de sí mismo para cantar por primera vez el alirón, pero no se dio.

Los coruñeses, que recibieron al Valencia en Riazor, tenían el título en su mano cuando en el último suspiro el árbitro López Nieto pitó un penalti a su favor. Si marcaban, harían historia; si fallaban, el trono sería para el Barcelona. Al final, fallaron, pero nadie duda de que también hicieron historia.

En el campo no estaba Donato, que era el encargado de los lanzamientos desde el punto fatídico, y fue el central Miroslav Djukic, que esa temporada había marcado desde los once metros en el Vicente Calderón, el que asumió la responsabilidad.

Lo hizo porque Bebeto había perdido la confianza en la ejecución de los penaltis y así se lo había transmitido al cuerpo técnico de Arsenio Iglesias y Carlos Ballesta jornadas antes del partido decisivo.

"Sentí que no estaba preparado para tirar", admitió hace un mes y medio en el programa televisivo de reportajes Informe Robinson el exdelantero brasileño, quien también apuntó que "tal vez si lo hubiese tirado también lo habría fallado".

La imagen permanece imborrable en la mente de los deportivistas, pero también del resto de aficionados al fútbol español: Djukic respiró hondo, avanzó hacia el balón y su disparo lo atajó el guardameta del Valencia, José Luis González, que lo celebró como una victoria. En 2008, el exvalencianista Fernando Giner confirmó que el Valencia estaba primado por el Barcelona.

El empate sin goles frustró el título del Deportivo que entrenaba Arsenio Iglesias y presidía Augusto César Lendoiro. Acabó en Catalunya, donde lo recibió con los brazos abiertos el Barcelona de Johan Cruyff, que había dado la vuelta al partido ante el Sevilla (5-2) en el Camp Nou.

Mucho que decir y poco que contar, que diría el técnico a la conclusión del partido. Deportivo y Barcelona acabaron la temporada con 56 puntos (entonces la victoria otorgaba dos puntos), pero el conjunto azulgrana se adjudicó el torneo por la diferencia de goles.

El Deportivo acabaría conquistando el título seis años después, con el mismo presidente y Javier Irureta como entrenador, pero nadie en A Coruña, ni en el fútbol español, ha olvidado todavía el día del penalti de Djukic.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ElDesmarque te avisa si pasa algo importante

¿De qué quieres que te informemos?