El Deportivo, del abismo a casi tocar el cielo y acabar frustrado

Domingo, 23 de Junio de 2019. 23:34

Carlos Alberto Fernández

A Coruña, 23 jun .- Hace solo dos meses el Deportivo era un equipo que iba hacia el abismo, pero se recuperó, llegó a tocar el cielo y, al final, no llegó a él porque en Mallorca (3-0) dilapidó la renta que tenía que llevaba a la isla (2-0) y acabó frustrado.

El equipo gallego no ha conseguido sacar el billete que quedaba pendiente para regresar de Segunda a la elite junto al Atlético Osasuna y el Granada, un objetivo que rozaron, pero no alcanzaron, en una temporada en la que estuvieron a punto de tirar la toalla mucho antes.

En abril, los propios jugadores reconocían haber tocado fondo. Así se manifestaron a la conclusión de la derrota con el Rayo Majadahonda (0-2), que supuso la destitución de Natxo González.

La caída libre continuó con otras dos derrotas consecutivas con José Luis Martí en el banquillo. El Deportivo iba hacia el abismo sin saber dónde estaba el límite.

Llevaba nueve jornadas (sin contar el partido con el Reus) sin imponerse, solo había logrado una victoria en Riazor en todo 2019 (2-0 ante el Albacete el 20 de enero) y había perdido tres encuentros seguidos, dos de ellos como local.

Las sensaciones, tampoco eran mejores. Estaba lejos de la efectividad y juego con que había iniciado la temporada y que avalaba su condición de favorito al ascenso directo. Era un equipo atascado, asfixiado, ansioso, con giros de tuerca desde el banquillo que no surtían efecto.

Desapareció de las quinielas del ascenso a Primera al haberse distanciado a cuatro puntos de la promoción y a diez del segundo puesto. Nadie (o muy pocos) seguían creyendo en él.

En aquella situación, a falta de siete jornadas para el final de la fase regular, la afición pidió la dimisión del entonces presidente, Tino Fernández, y la solicitud fue aceptada.

El ya exdirigente y su Consejo de Administración anunciaron su cese, que sería efectivo en una Asamblea de Accionistas posterior (se celebró el 28 de mayo).

Asomarse al precipicio fue el punto de inflexión del Deportivo. Mejoró sus prestaciones defensivas, descongestionó poco a poco su olfato goleador y el partido ante el Mallorca, en la antepenúltima jornada, fue clave.

Ganó con un gol de penalti y en el descuento (previamente pudo haber encajado alguno de los baleares) y salvaron sus opciones de meterse en la promoción de ascenso el día antes de que Paco Zas accediera a la presidencia con el respaldo de Tino Fernández (le apoyó con unas 24.000 acciones).

Los tropiezos del Cádiz permitieron al Deportivo acceder al sexto puesto en la penúltima jornada y certificar el billete al playoff en la última cita de la fase regular.

En la primera eliminatoria se levantó de la lona en el partido de ida, en Riazor, ante el mejor clasificado de los cuatro que pelearon por regresar a Primera a través de esa vía, el Málaga. Después de llegar al descanso 1-2, ganó 4-2, una renta que consolidó en el partido de vuelta (0-1).

El pasado jueves, superó al Mallorca con una ventaja similar (2-0), pero este domingo no pudo confirmar el ascenso en la isla ante el mismo equipo que le había dado vida en la recta final de la fase regular.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *