Nada valgo sin tu amor

Aficionado del Dépor en las gradas de Riazor (Foto: RCD).
Aficionado del Dépor en las gradas de Riazor (Foto: RCD).

"Porque nada valgo porque nada tengo si no tengo lo mejor..." dice Juanes en su canción refiriéndose a la importancia del amor y la compañía. Una letra que viene como anillo al dedo al Deportivo y a su afición.

Sé que puede sonar exagerado pero la primera vez que presencié un partido en Riazor sin afición, el silencio que me invadió fue similar al que se produce en un entierro cuando el ataúd entra para siempre en un túnel eterno. Si yo, como periodista y, sobre todo, como aficionada experimentaba aquella fría sensación no me quiero imaginar cómo lo sentirían los jugadores, los que saltaban al campo.

"A estas alturas de temporada en la que tantos culpables hemos buscado en la plantilla, en el banquillo o en la directiva, me gustaría también culpar a una inédita situación pandémica"

Por eso, a estas alturas de temporada en la que tantos culpables hemos buscado en la plantilla, en el banquillo o en la directiva, me gustaría también culpar a una inédita situación pandémica. A un coronavirus que no sólo afectó a nuestra salud desde el punto de vista físico sino también mental y, no me cabe duda, que también a la mente de los jugadores.

Así me lo hacen saber cuando los entrevisto. Claro que queda mal decirlo. Suena a excusa barata pero no es lo mismo un entrenamiento que un partido y jugar a puerta vacía cuesta un doble esfuerzo a nivel mental, de concentración... Falta lo más importante. Y en un estadio como Riazor, todavía más.

Tifo en Riazor para recibir al Dépor (Foto: Iris Miquel).
Tifo en Riazor para recibir al Dépor (Foto: Iris Miquel).

"Suena a excusa barata pero no es lo mismo un entrenamiento que un partido y jugar a puerta vacía cuesta un doble esfuerzo a nivel mental, de concentración... Falta lo más importante"

El fútbol ha perdido el sentido y con la pandemia, el Deportivo ha perdido el calor de lo más grande que tiene, su afición. Afortunadamente, sigue ahí. En la pole position para acudir en masa al estadio tan pronto como se pueda. Un afición que también sufre más que nunca porque, no nos vamos a engañar, Riazor no sólo ha dado tardes gloriosas. Muchos disgustos en los últimos años. Pero no hay como vivirlos unidos o con el abrazo del que tienes al lado, aunque no lo conozcas de nada, pero compartes un sentimiento y una misma pasión.

Ahora que se empieza a hablar de cambios y reestructuraciones, que las habrá y debe haberlas creo también que lo mejor que le puede pasar al Dépor es que su afición vuelva a llenar Riazor. No es un tópico, es una realidad. Volviendo a la música, como diría Alejandro Sanz ‘No es lo mismo ser que estar’ y como titula Juanes la canción con la que abrí esta opinión ‘Nada valgo sin tu amor’.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *