Notificaciones

Crónica de una sonrisa sin humo

Borja Jiménez, entrenador del Deportivo (Foto: RCD).
Borja Jiménez, entrenador del Deportivo (Foto: RCD).

No ha sido presencial sino virtual pero el mensaje tanto verbal como gestual que Borja Jiménez ha emitido en su presentación como nuevo entrenador del Deportivo me ha convencido. No es tiempo aún de hacer las crónicas de su partidos pero sí me gustaría destacar algunos aspectos que desde el punto de vista mental y emocional me invitan al optimismo. Y es que esa sonrisa sincera, alentadora pero, al mismo tiempo, sin humo creo que, esta vez sí, puede llevarnos por el buen camino.

Insisto, no voy a entrar en detalles de su juego porque ni soy entrenadora ni ha dirigido aún ningún encuentro desde el banquillo del Deportivo. Simplemente, quisiera dejar reflejadas algunas pinceladas que me parecen muy importantes desde el punto vista psicológico, sobre todo, en PERSONAS que dirigen equipos en todas las facetas de la vida. Y el fútbol no es menos. Las cabezas y los valores también juegan e, influyen, más de lo que parece, a la hora de manejar la pelota.

Un sueño hecho realidad

No, no es un tópico. A través de sus palabras, Borja demuestra que ha llegado al Dépor desde abajo y que con esfuerzo y trabajo se ha convertido en el entrenador de un club muy grande, al que ha visto ganar cosas importantes. Su sonrisa parece reflejar un "qué guay, merece la pena esforzarse" mientras cuenta que "hace tres años vinimos aquí a jugar con el Bouzas contra el Fabril". Ahora dirige al primer equipo y aunque, en horas bajas, nadie puede negar que Borja tiene hambre de hacer cosas importantes en el Dépor, de progresar en su carrera como entrenador y de sonreír dentro de poco desde Primera División diciendo "hace tres años cogí al equipo en Segunda B".

Humildad

"Intento rodearme de gente que sea mejor que yo", manifestó también el nuevo técnico blanquiazul. Eso dice mucho de ti, Borja. Me parece una opción más que inteligente. Así se crean los grandes grupos de trabajo y se consiguen objetivos. Además, haciendo este tipo de declaraciones queda claro que tampoco te falta humildad. Parece que, al menos, no has venido a vender humo ni a realzar tu ego.

Una clara filosofía de vida

Borja Jiménez es un apasionado de su trabajo, que dedica horas y horas al fútbol pero teniendo muy claro que éste no debe ser un sufrimiento. El sufrimiento son otras cosas de la vida. Por ello, el actual entrenador del Dépor tiene clara su filosofía de vida y viene aquí a disfrutar de su trabajo y a lograr un objetivo que también tiene más que claro. Por lo tanto, cero presión.

"Presión ninguna en el aspecto de que cuando firmas por el Dépor sabes a lo que vienes, en este caso, a intentar ascender. Tenemos muy claro cuál es el objetivo. Con muchas ganas de hacerlo bien. Con muchas ganas de quitarme la mascarilla para que veáis lo que supone estar aquí en el Deportivo. Presión la justa. La vida para mí, además ahora está muy presente con lo que hemos vivido con Eriksen, la vida son otras cosas y la presión otras cosas. Aquí tenemos que hacer todo lo posible por devolver al Dépor donde merece estar. El resto es relativizar bastante las cosas", fueron sus palabras exactas sobre el peso que puede suponer entrenar al Deportivo.

Realismo y tranquilidad

Tanto a la hora de hablar de la cantera, del posible regreso de Luis Fernández como de lo difícil que sería la competición, Borja Jiménez se mostró realista, al tiempo que tranquilo. De nuevo, sin humo.

"Hay que devolver al Dépor donde se merece, esto va a ser un camino muy largo, no vamos a ascender en julio ni en enero, los resultados siempre se ponen en mayo. Habrá días mejores, días peores pero creo que en ese sentido el club transmite mucha tranquilidad, creo que está haciendo las cosas con gente que cree y conoce la categoría y estoy encantado de estar aquí y de ir de la mano del Dépor", confesó.

Mensajes entendibles

Tan importante es tener conocimientos como saber transmitirlos y, en este aspecto, Borja Jiménez ha dado muestras en su presentación de saber enviar mensajes claros. Esto resultará fundamental para los jugadores, para la afición y, también, para la prensa. Así, cuando se le pregunta por aspectos y cualidades que más le gustan de sus porteros no se anda con rodeos y responde: "Para mí, la prioridad de un portero es que pare".

Comunicación cara a cara

"Mi intención es hablar con cada jugador de cara al inicio de competición porque no me gustaría, por ejemplo, que mi primera toma de contacto con Bergantiños fuese vía telefónica. Me gustaría verle, tomar un café, comer... Creo que la primera impresión o el primer contacto que tenemos, para mí, cuando tienes relación con personas y vas a tratar con personas no tiene que ser vía telefónica, tiene que ser algo más directo, que nos podamos mirar a la cara. Para mí es muy importante la relación que establezcamos entre secretaría técnica, cuerpo técnico, jugadores... Creo que tenemos que buscar ser dentro de lo que es un equipo de fútbol, ser una pequeña familia, respetarnos mucho y ser un buen grupo humano". Muy a favor también de estas palabras del Borja Jiménez y la clave de una buena comunicación en las relaciones humanas. Y lo virtual, sólo para ocasiones excepcionales.

La afición del Dépor recibiendo en motos al equipo (Foto: RCD).
La afición del Dépor recibiendo en motos al equipo (Foto: RCD).

Conexión equipo-afición

"Mi mente solo está en intentar crear un equipo con el cual el aficionado se sienta orgulloso e identificado, es decir, que cada vez que el aficionado vaya a Riazor, que independientemente del resultado, el equipo sea fácilmente reconocible", reconoció Borja sobre la idea que tiene de su Dépor. Y qué necesario será eso para una afición que en los últimos años ve como cambia continuamente el puzzle de la plantilla y parece que ninguna pieza acaba de encajar.

Diversión

Para acabar, una mención a la mentalidad del equipo que pretende Borja. "Un equipo dominante, atrevido y que sea divertido". Y es que el fútbol debe ser diversión. Debe permitirmos olvidarnos de los problemas y preocupaciones de la vida. Para los profesionales que se dedican a eso es un trabajo pero si lo haces con ganas y vocación siempre disfrutarás haciéndolo. Eso lo sabemos los que amamos nuestra profesión y también, por supuesto, agradecemos la preocupación del nuevo entrenador. "Quizás ahora vivís unas semanas más aburridas para los periodistas pero, bueno, no hay que ponerse nerviosos". Para nada, Borja. Al menos yo, de momento, estoy tranquila.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *