España'64: España alcanza la gloria con el gol de Marcelino

La segunda edición de la Copa de Europa de
Naciones entró con letras de oro en la historia del fútbol español,
que logró su primer gran título gracias al gol del gallego Marcelino
Martínez que decidió la final, jugada en el Santiago Bernabéu ante
la todopoderosa Unión Soviética. 
España, que se había deshecho sucesivamente a Rumanía (6-0, 1-3),
Irlanda del Norte (1-1 y 1-0) e Irlanda (5-1 y 2-0), organizó la
fase final, cuyos partidos se jugaron en Barcelona y en Madrid.
En semifinales quedaron emparejados España con Hungría y la URSS,
que defendía el título conseguido en la primera edición, con
Dinamarca.
Los soviéticos se deshicieron por 3-0 del escollo danés en el Nou
Camp de Barcelona, con goles de los ilustres Voronin y Ponedelnik en
el primer tiempo y de Ivanov en el segundo.
España, dirigida por José Villalonga, se las tuvo que ver con la
dura Hungría, una selección poderosa y ambiciosa, tanto que la
semifinal, jugada en el Bernabéu, no se pudo decidir hasta la
prórroga.
Chus Pereda inauguró la cuenta a los 35 minutos, pero Nagy forzó
el tiempo añadido a poco del final. España no se desmoronó, al
contrario, remató la faena con un tanto de Amancio Amaro tras un
córner botado por Carlos Lapetra y toque de cabeza de Fusté y
accedió a la final.
El encuentro decisivo se disputó pese a la oposición de Francisco
Franco, quien se negaba a jugar de nuevo contra los soviéticos, pero
la 'mediación' del ministro José Solís mantuvo la contienda.
Era 21 de junio y en un Bernabéu abarrotado, con más de cien mil
espectadores, España sacó la casta que llevaba dentro y encontró el
acierto necesario para acabar con el rodillo soviético que lideraba
la 'araña negra', Lev Yashin.
No habían pasado ni diez minutos cuando el marcador ya reflejaba
un empate a uno. Pereda había adelantado a la selección hispana
(m.6) y Khusainov (m.8) había igualado.
El partido se convirtió en un clásico 'toma y daca' en el que el
correoso Korneyev trató de secar por todo el campo a Suárez,
mientras que Olivella anuló al artillero Ponedelnik.
La lluvia hizo acto de presencia y cuando parecía que iba a
llegar una nueva prórroga llegó la acción que entró en la historia
del fútbol español. Pereda centró desde la banda derecha y
Marcelino, en situación complicada, hizo un escorzo giró el cuello y
conectó un preciso cabezazo con el que el balón entró junto al poste
izquierdo de Yashin, quien no pudo reaccionar.
Fueron seis minutos de temores y de algarabía, que se culminaron
con el 2-1 definitivo y Olivella levantando el trofeo de manos del
presidente de la UEFA. España alcanzó la gloria y desde entonces no
lo ha vuelto a hacer a nivel absoluto.
 
Partidos:
-- SEMIFINALES
17.06.64 Madrid España 2 - Hungría 1
. Barcelona URSS 3 - Dinamarca 0
-- TERCER Y CUARTO PUESTO
20.06.64 Barcelona Hungría 3 - Dinamarca 1
-- FINAL
21.06.64 Madrid España 2 - URSS 1
 
-- FICHA DE LA FINAL:
2 - España: Iríbar, Rivilla, Olivella, Calleja, Zoco, Fusté,
Amancio, Pereda, Marcelino, Suárez y Lapetra
1 - URSS: Yashin, Shustikov, Shesterniev, Mudrik, Voronin,
Anichkin, Chislenko, V.Ivanov, Ponedelnik, Korneyev y Khusainov.
Goles: 1-0, M.6: Pereda. 1-1, M.8: Khusainov. 2-1, M.84:
Marcelino.
Arbitro: Arthur Holland (ING).
Incidencias: Partido disputado en el estadio Santiago Bernabéu
ante unos 120.000 espectadores.
 
- Máximo goleador fase final: Pereda (ESP), Bene y Novák (HUN) 2

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *