Notificaciones

El calor sevillano recibe a la afición de Rangers y Eintracht: mucha cerveza y rojos como tomates

Foto autor

Un contenido de:
ElDesmarque

Son aún pocos para los que se esperan, aunque las avanzadillas de las aficiones del Glasgow Rangers escocés y el Eintracht de Frankfurt alemán, que este miércoles juegan la final de la UEFA Europa League en el Ramón Sánchez Pizjuán, ya se ven cerveza en mano por las calles y bares de Sevilla, recibidos por el calor de mayo de la ciudad.

Ya desde este lunes se veían los más madrugadores, pero hoy martes ya han empezado a llegar y pasearse como orgullosas cabezas de puente con sus respectivas camisetas por los lugares más céntricos de la ciudad hispalense, cuyos bares han hecho acopio suficiente de barriles de cerveza de más para saciar a dos aficiones muy dadas al lúpulo y cubrir una demanda inusitada en una plaza también muy aficionada.

'Águilas', como se llama a la hinchada del Eintracht, y 'puritanos', como son conocidos los escoceses en contraposición a los católicos del Celtic, ya lucen sus camisetas y escudos por el centro de una ciudad en la que se espera que, hasta mañana, lleguen más de cincuenta mil hinchas de ambas aficiones, unos con entrada y otros muchos sin ellas.

El consumo de cerveza, desatado

Por ello, bares del centro de la ciudad, en zonas como las aledañas al Ayuntamiento o las plazas Nueva, de San Francisco o el Salvador, han incrementado sus peticiones de cerveza, en algunos casos entre seis y diez barriles más del consumo habitual, con capacidad cada uno de ellos para cincuenta litros, que dan más de doscientas cervezas cada uno.

Aficionados del Rangers, cerveza en mano, en Sevilla para la final de la Europa League (Foto: Kiko Hurtado).
Aficionados del Rangers, cerveza en mano, en Sevilla para la final de la Europa League (Foto: Kiko Hurtado).

No importan la hora cuando la diferencia de latitudes y temperaturas, unida a la euforia de una final, invita desde primeras horas de este martes a sentarse en terrazas que, al sol, ya pueden alcanzar los treinta grados centígrados, de efecto estimulante para el consumo y demoledor para gente tan blanca.

Aficionados del Rangers en Sevilla para la final de la Europa League (Foto: Kiko Hurtado).
Aficionados del Rangers en Sevilla para la final de la Europa League (Foto: Kiko Hurtado).

Se espera que a lo largo del día vayan llegando a Sevilla numerosos vuelos procedentes de tierras alemanas y escocesas y que vaya esparciéndose por la ciudad las dos mareas, azul la de Glasgow y rojinegra la de Fráncfort, que además tienen acotadas sendas zonas de concentración.

El Prado de San Sebastián, junto al parque de María Luisa y la Universidad de Sevilla, acogerá a la afición del Eintracht, y el Estadio de La Cartuja, a los aficionados del Rangers, ambas con dispositivo sanitario y de seguridad y venta de bebidas alcohólicas de baja graduación.

Ciudad conocida para los del Eintracht

Probablemente huyendo de estas graduaciones, serán los establecimientos del resto de la ciudad, como está ocurriendo ya, los que acojan a las dos aficiones, de las que la francfortesa ya conoce de sobras la ciudad por el enfrentamiento del pasado marzo en la ida de octavos de final jugada ante el Betis.

En esa misma fecha, coincidieron en Sevilla unos diez mil aficionados del Eintracht y del West Ham inglés, que se enfrentó al Sevilla en la misma competición, e incluso hubo un enfrentamiento entre ambas al término del partido entre los germanos en el conjunto bético.

El dispositivo de seguridad para la final de mañana está compuestos por más de 5.500 efectivos, de ellos más de 3.000 policías nacionales, y en él participarán además la Policía Local de Sevilla, la Guardia Civil, la seguridad privada del Sánchez Pizjuán, Bomberos, Protección Civil y 061.

Este despliegue incluye, además, un dispositivo antiterrorista que permanecerá activo de forma paralela con especial atención a nodos de transporte y zonas críticas de la ciudad en previsión de concentraciones de aficionados, una de las cuales será en el estadio de La Cartuja, habilitado para que aficionados escoceses puedan seguir una final que tendrá un impacto económico en la ciudad de unos 60 millones de euros.

Enviar comentario
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando