Notificaciones

De la ovación al manteo delante de la grada: así fue la emotiva despedida de Oier con la afición en El Sadar

Foto autor

Un contenido de:
ElDesmarque

TemasOier

El capitán del CA Osasuna Oier Sanjurjo vivió una tarde de muchas emociones en su despedida en El Sadar, en la que estuvo acompañado, como se puede ver en el vídeo superior, de más de 3.000 aficionados rojillos que quisieron rendirle homenaje en su penúltimo adiós antes de recibir al Mallorca este domingo.

¿Cómo fue la despedida de Oier?

El reformado coliseo se fue llenando desde las 17.15 horas para dar la despedida merecida por su capitán. Los 16 equipos que componen el club, familiares, compañeros, amigos y aficionados del conjunto navarro fueron poblando las butacas de la grada de Preferencia hasta que, pasadas las 18:00 horas, la leyenda saltó al césped acompañado del presidente Luis Sabalza.

Los capitanes de los equipos del fútbol base de Osasuna estuvieron formando una medialuna en el círculo central para acompañar al de Estella con banderas que fueron ondeando cada vez que la situación lo requería.

Un discurso que llega al corazón

“Me voy amigos. Cierro una etapa con una inevitable mezcla de sentimientos encontrados. La tristeza de saber que mañana será la última ocasión en la que podré disfrutar de un entrenamiento como jugador de Osasuna en Tajonar. El sentimiento que aflora dentro de mí es la sensación de plenitud y satisfacción”, afirmó Oier delante del atril y junto a cuatro fotografías que rememoraban momentos para el recuerdo de su trayectoria.

“Siempre he considerado mi vestuario como mi segunda familia, sagrado. Hemos compartido experiencias vitales y trabajado juntos en equipo, hemos sido capaces de dar respuesta situaciones complejas, poniendo delante el interés común sobre el individual”, comentó un Oier tremendamente emocionado ante los miles de aficionados que se congregaron.

Oier continuó mostrando su cariño hacia sus compañeros: “No podéis imaginar lo que he disfrutado con vosotros, lo que nos hemos reído, las conversaciones que hemos tenido, lo que hemos corrido y, por todo ello, os voy a echar muchísimo de menos, cabrones”.

Pidió seguir hacia adelante con precaución con un proyecto asentado al que a Osasuna le ha costado llegar después de años duros: “Nunca olvidemos de dónde venimos y que sigamos plenamente conscientes de hacia dónde queremos seguir caminando todos juntos. Este club no debe perder jamás ese sentimiento de pertenencia a este proyecto y a esta forma de ser que consigue unirnos a todos sin ninguna distinción”.

“Seré el primero en transmitir este sentimiento a mis hijos y, así, generación tras generación. Amigos, familia, quiero deciros que la realidad ha superado cualquier sueño que pudiera imaginar”, manifestó el navarro.

Oier, manteado por sus compañeros en su despedida.
Oier, manteado por sus compañeros en su despedida.

Un video con imágenes suyas recorriendo su vida y carrera deportiva abrió la ceremonia y excompañeros como Puñal, Cruchaga, Nino, Hugo Mallo, Xisco, Brandon o Roberto Torres no perdieron la ocasión para enviar un pequeño vídeo agradeciendo a Sanjurjo por su aportación al club.

“Siento una inmensa alegría al ver a tantas personas que llevan a Osasuna en su corazón. Miro al frente y veo a sus familiares, compañeros, empleados... y, por su puesto, a una afición que valora a los buenos futbolistas pero que, por encima de todo, valora el sacrificio, la nobleza y el compromiso”, inició su intervención Sabalza refiriéndose al futbolista más veterano de la primera plantilla que estuvo sentado a su izquierda.

El máximo mandatario de la entidad aseguró que, “por encima de todo, Oier es osasunista. Era un niño que soñaba con jugar en Osasuna algún día y que lo logró aunando corazón y talento”.

“Es la extensión del entrenador sobre el campo y es el capitán que hace que sus compañeros sean mejores”, añadió sobre el jugador que ha estado en Osasuna durante 14 temporadas.

A su vez se dirigió a los 140 chavales de la cantera que estuvieron en el acto: “Oier es el espejo donde miraros. No siempre ha tenido las cosas fáciles, pero jamás se rindió y es el ejemplo de que los sueños se cumplen, pero estos no caen del cielo y hay que perseguirlos con trabajo y más trabajo”.

“En mis primeros años de presidente tuve que hace frente a situaciones muy duras y tengo que decir que Oier siempre estuvo para arrimar el hombro.

Demostró su lealtad y amor a Osasuna y es justo que hoy le dé las gracias”, finalizó Sabalza.

Bajo una gran expectación fueron saliendo los integrantes de la primera plantilla para hacerse una instantánea que quedará para el recuerdo antes de mantear hasta el que será su capitán este domingo ante Mallorca, día en el que Oier se enfundará por última vez la casaca rojilla.

Enviar comentario
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando