Notificaciones
Selector partidos día
Selector partidos LaLiga Santander
Selector partidos LaLiga SmartBank
Selector partidos Primera Division RFEF
Selector partidos Copa del rey
Selector partidos Champions League
Selector partidos Europa League
Selector partidos Primera División Femenina
Selector partidos UEFA Nations League
Selector partidos UEFA conference league
Selector partidos Premier League
Selector partidos Serie A
Selector partidos Bundesliga
Selector partidos Ligue 1

Todo fluye

Foto autor

Un contenido de:
Ion Urrestarazu

Gol de Oyarzabal en la final de Copa (Foto: Kiko Hurtado).
Gol de Oyarzabal en la final de Copa (Foto: Kiko Hurtado).

“Todo fluye” dijo Heráclito. Todo está en movimiento y nada dura eternamente. Por eso no podemos “descender dos veces el mismo al mismo río”, pues cuando desciendo al río por segunda vez, ni yo ni el río somos los mismos.  Estoy leyendo 'El Mundo de Sofía', de Jostein Gaarder (sí, lo sé, voy tarde pero me estoy poniendo al día de libros que quería haber leído antes) y la verdad es que la filosofía me parece fascinante. Es como una sucesión de puertas que se van abriendo y abriendo, y tú decides por cual pasar. No es un laberinto, si lo que te encuentras tras esa puerta no te gusta puedes volver atrás y coger otra, y así sucesivamente. Si te cansas de tanta puerta, te levantas y te vas al frigo a por algo.

Si Heráclito estuviera entre nosotros, aunque puede que ande flotando por ahí, sería de la Real Sociedad, básicamente porque ser de la Real actualmente es una gozada. Es cierto que esto no se elige y se deja cuando uno quiere o cuando las cosas van mal, pero somos el equipo de moda, el equipo que enamora y al que admira y empieza a valorar mucha, muchísima, gente. En víspera del derby de mañana, el bueno de Heráclito echaría la mirada atrás (como inevitablemente lo estamos haciendo a uno y otro lado de la A-8) y rememoraría lo acontecido el pasado tres de abril. El derby de los derbys. El derby de la historia. La histórica Copa que se llevó muy merecidamente la Real Sociedad. No hace falta decir las alas que ese resultado le ha dado a uno y el imborrable y nefasto recuerdo que ha supuesto para el otro. Una herida de muy difícil cicatrización.

El Athletic le hace el pasillo a la Real tras ganar la Copa del Rey (Foto: LaLiga).
El Athletic le hace el pasillo a la Real tras ganar la Copa del Rey (Foto: LaLiga).

Pero Heráclito diría efectivamente que aunque nos volvamos a encontrar ninguno seremos los mismos. Ya ocurrió poco después de la final, en aquel partido de liga sin chicha ni limoná en el que nos hicieron el pasillo de honor en un Anoeta desierto por la pandemia (al menos en eso ganaron un poco). Mañana tampoco seremos los mismos de aquel día, ni mucho menos, principalmente porque Anoeta estará a reventar y nuestro equipo es si cabe más joven, más virtuoso, más competitivo y más camaleónico que nunca. Tampoco fuimos los mismos el jueves en Vigo, ganando el jueves como ganan los campeones (Imanol dixit) que aquellos que en 2003 perdimos una liga. Tampoco seremos mañana los mismos los que vayamos al campo o veamos el partido en la tela, aunque hayamos asistido a muchos derbys en directo o por muchas veces que los hayamos visto desde el sofá o en el bar.

Sin embargo, y no sé si Heráclito me quitaría la razón, lo que no cambia es nuestro espíritu y sentimiento por este equipo. O quizás sí que me esté equivocando porque cierto es que todo está en movimiento, y nuestro espíritu y sentimiento no dejan de crecer y crecer, como nuestra ilusión y nuestro orgullo. Orgullo que aumenta y se dispara alimentado desde siempre por los Arconada, Ormaetxea, Górriz, Zamora, Satrus, Darko, Arannburu, Xabi Prieto, Oyarzábal…Aitor Zabaleta; alimentado por tus amigos y familia con los que compartes las derrotas y las victorias, las comidas antes de los partidos, los refrigerios  antes de entrar al campo, esos mensajes que recorren el planeta y en los que con pocas palabras expresas miles de cosas. Eso va a seguir creciendo vayamos líderes o no, porque esa filosofía, la nuestra, no entiende de dobles o triples lecturas, no se estira ni se encoje como un chicle, no se le da la vuelta como a un calcetín.

Todo fluye, y de momento fluye en txuri-urdin.

Enviar comentario
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando