'San', siempre contigo

Un contenido de:
Giovanni Batista

Domingo, 24 de Mayo de 2020. 09:50
Sandra Ramajo, exjugadora y excapitana de la Real Sociedad (Foto: Giovanni Batista).
Sandra Ramajo, exjugadora y excapitana de la Real Sociedad (Foto: Giovanni Batista).

No sé si me estoy saltando alguna línea periodística con esta carta, o cuantas estoy cruzando, pero me da igual. En el día del segundo aniversario de las despedidas de Xabi Prieto y de Carlos Martínez de la Real Sociedad, San, mi apreciada San, decidiste que ya basta, que era la hora de dejar, al menos de manera profesional, una de las cosas que más te gustaba hacer, jugar al fútbol.

De la misma manera que no sé si me salto alguna línea, tampoco sé si te conocí tarde o si lo hice en el momento que tenía que hacerlo. Tal vez lo mejor fue hacerlo cuando lo hice, porque me permitió verte jugar y quemar la banda de Zubieta con la imparcialidad con la que trato de juzgar luego en mis crónicas o artículos.

Siempre hay jugadores y jugadoras a los que admiras o te generan simpatía en mayor o menor grado pero, al menos en mi caso, sí que me he ido alejando año a año de aquel niño que idolatraba a tal o cual jugador. Por desgracia en aquella época era casi imposible tener un referente femenino.

Es precisamente esto una de las cosas que más te tengo que agradecer. Por encima de las conversaciones que hayamos podido tener, de aquella preciosa entrevista en Irún, o las trescientas que te he hecho esta temporada y a las que siempre te prestaste con cariño, una de las cosas que más te tengo que agradecer es que me hayas permitido, al menos contigo, volver a ser ese niño imparcial que, hagas lo que hagas, siempre va a pensar que eres la mejor, y que además no me importe que se note que lo soy.

Es evidente que me hubiera gustado verte jugar al menos una última vez como habíamos hablado tantas veces, aunque fuera vestida de blanco y “en tierra extranjera”, pero a los que te apreciamos siempre nos quedará el recuerdo de verte correr por Zubieta ya sea con el ‘9’ o con el ‘3’ a la espalda. San, siempre contigo.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *