Luca Sangalli 'desafía' a su rodilla para darlo todo en la grada

Un contenido de:
Mikel Idiakez

Viernes, 03 de Julio de 2020. 20:02
Luca Sangalli, operado de su rodilla hace pocas fechas, animando desde la grada del Reale Arena.
Luca Sangalli, operado de su rodilla hace pocas fechas, animando desde la grada del Reale Arena.

La victoria de la Real Sociedad se tornaba fundamental. No había otra opción que ganar al RCD Espanyol para seguir vivos en la pelea por Europa. Era el colista el que visitaba el Reale Arena, pero el mal momento de los txuri urdin tampoco garantizaba nada. Se sufrió mucho para lograr finalmente los tres puntos, algunos casi se dejan la 'vida', si no que se lo pregunten a Luca Sangalli.

El jugador donostiarra fue operado la semana pasada de su rodilla derecha, y el tiempo de recuperación estimado es de seis meses. Es decir, hasta 2021 es complicado que vuelva a pisar un terreno de juego. Sin embargo eso no es óbice para que se desgañitara animando a sus compañeros, y para muestra, lo sucedido este jueves en las gradas del feudo txuri urdin.

Alexander Isak logró el 2-1 definitivo para la Real (Foto: Real Sociedad).
Alexander Isak logró el 2-1 definitivo para la Real (Foto: Real Sociedad).

La Real no hizo una brillante primera parte ante los 'periquitos', pero le anularon un gol en el primer tiempo y vio como encajaba otro en la única ocasión clara que habían tenido los de Rufete. Era injusto ir por debajo en el marcador al descanso. En la segunda mitad se sufrió también, pero al menos en este caso hubo final feliz. Willian José logró el 1-1 en el 55', y Alexander Isak, que había salido al campo en lugar del brasileño, conseguir el definitivo 2-1 a falta de menos de diez minutos para el final. Algarabía, explosión de rabia contenida... las imágenes lo decían todo.

Las cámaras de la Real captaron la tensión que estaban viviendo los suplentes y lesionados del equipo en las localidades del Reale Arena, y sobre todo filmaron a un Luca Sangalli que 'enloqueció'. Lo celebró con brazos en alto y yendo de lado a lado presa de los nervios, y en ese momento seguro que se olvidó de su maltrecha rodilla porque de lo contrario habría evitado esos movimientos. Pero no eran momentos para contener, sino de soltar toda la emoción y alegría que significaban esos tres puntos tan importantes, los primeros de la Real desde la etapa post COVID.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *