Bajan de cinco a dos años la petición de cárcel para Enrich y Luna por reparar el daño

Un contenido de:
ElDesmarque - EFE

Miércoles, 14 de Octubre de 2020. 22:08
Sergio Enrich y Antonio Luna, en el banquillo de los acusados (Foto: EFE).
Sergio Enrich y Antonio Luna, en el banquillo de los acusados (Foto: EFE).

Los futbolistas Sergi Enrich (SD Eibar) y Antonio Luna (Girona FC) se enfrentan a una pena de dos años de cárcel, tres menos que la petición inicial de las acusaciones, por haber mostrado su arrepentimiento y haber indemnizado a la joven a la que grabaron, en un vídeo que se hizo viral, mientras mantenía relaciones sexuales con ellos.

La Fiscalía y la acusación particular no han modificado, sin embargo, la pena de prisión solicitada para Eddy Silvestre (Albacete) -dos y tres años, respectivamente-, como presunto autor material de la difusión del vídeo, quien ha negado la imputación, pues ha asegurado que lo borró después de que se lo enviaran Enrich y Luna.

Los tres jugadores, que coincidieron en el Eibar en abril de 2016, cuando se produjeron los hechos, han sido juzgados este miércoles en San Sebastián. En la vista, Enrich y Luna han pedido perdón a la víctima, han recalcado que nunca tuvieron intención de hacer pública la grabación y han afirmado que Silvestre fue al único al que mandaron el vídeo por Whatsapp.

"Quiero pedir perdón. Son imágenes duras, me arrepiento mucho, no puedo ni mirar el vídeo", ha dicho Sergi Enrich, el primero en declarar. El segundo ha sido Luna, quien ha roto a llorar tras manifestar que "en ningún momento" contemplaron la posibilidad de que "todo pudiera acabar como acabó".

Los dos futbolistas, de los que se ha alejado el peligro de entrar en prisión, han admitido que las imágenes, que Luna tomó con el teléfono móvil de Enrich, fueron captadas sin el consentimiento de la joven, la cual descubrió en octubre de 2016 por un amigo que habían llegado a las redes sociales.

Declaraciones de Enrich, Luna y Silvestre

Luna ha reconocido que le dijeron a la chica que habían borrado la grabación pero que no lo hicieron y Enrich ha explicado que se la enviaron al día siguiente a Eddy Silvestre porque tenían confianza con él, lo que fue "otro erro. "Cuando empezó a circular el vídeo, teníamos claro quién lo había hecho porque solo se lo habíamos enviado a él", ha señalado el delantero del Eibar, que ha indicado que no pudo entregar el teléfono al Juzgado porque lo perdió.

Quien tampoco lo hizo fue Silvestre, que ha dicho que declaró por videoconferencia y "y nadie" le advirtió de que tenía que entregarlo. Ha negado asimismo que pasara las imágenes a los futbolistas del Cádiz, el equipo en el que militó tras su marcha del Eibar.

Silvestre no recuerda si recibió el vídeo en su Whatsapp personal o en del grupo del Eibar, del que fue "expulsado". Se ha presentado como un hombre de pareja estable -ha dicho que sigue con su novia de entonces-, que llevaba una vida distinta a la de los otros dos procesados, con los que quedaba alguna vez a cenar.

"Llevamos estilos de vida muy diferentes. Cuando salí del equipo no mantuve la relación con ellos. Aún no sé por qué me mandaron a mí el vídeo", ha dicho el jugador del Albacete, que durante la larga espera en el exterior de la sala de vistas -el juicio ha comenzado con hora y media de retraso- no ha cruzado palabra con sus excompañeros.

Ha asegurado que para él fue "un vídeo más" porque a Enrich era "una persona que se exhibía". "Practicaban sexo en grupo y se grababan", ha dicho Silvestre, hacia el que otros compañeros del Eibar, según los audios y conversaciones de Whatsapp recogidas en el sumario, apuntan también como autor de la difusión del vídeo.

Otros testigos

El excapitán del Eibar y actual jugador del Athletic, Dani García, y su compañero Pedro León, que continúa en el equipo armero, también han declarado como testigos en este juicio, en el que la denunciante lo ha hecho tras un biombo y con la ausencia de los medios de comunicación.

Enrich y Luna han indemnizado a la joven con un total de 110.000 euros, cantidad superior a la solicitada por las acusaciones, una forma de reparar el daño causado que el Ministerio Público ha considerado como atenuante, a la que la acusación particular ha añadido la de confesión tardía, lo que ha llevado a ambas partes a rebajar su petición a dos años de cárcel, con la que las defensas se han mostrado conformes.

Para Silvestre, además de las penas de cárcel, reclaman también una indemnización de 30.000 euros por daños morales.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *