Notificaciones

Las horas previas de España a la carrera de ruta: "Fueron un infierno, lloros, impotencia, de todo"

Todo ha salido torcido para la selección española de ciclismo en ruta en los Juegos Olímpicos de Tokio. Todavía queda la crono, aunque el mismo Ion Eizaguirre lo ve complicado. Pero esta prueba, que acabó con el oro de Richard Carapaz, fue realmente decepcionante para España. Los nuestros no estuvieron ni de lejos en la pelea por las medallas, ni siquiera por los diplomas. Y a las primeras de cambio se descolgaron. No había nada que hacer.

Tras acabar la carrera, los hermanos Eizaguirre, Ion y Gorka, coincidían en calificar como "un infierno" las horas previas a la carrera, con el positivo del masajista de la selección incluido. Hasta antes de acostarse no supieron que podrían competir, según ha explicado el mismo Ion.

"Para nosotros ha sido un infierno el día de ayer, y hemos llegado como hemos podido. Hemos hecho lo que hemos podido", explicó el Ion en la línea de meta del Circuito Internacional de Fuji, donde acabó la prueba.

Izagirre explicó que conocieron que podía haber un positivo en el equipo español la mañana del viernes, y desde entonces no pudieron salir del hotel.

"Lo sabíamos ya desde la mañana y no pudimos ni descansar bien, estuvimos todo el día en el hotel, y con la incertidumbre de no saber si podíamos correr", relató.

"Hicimos la reunión y al salir nos dieron la noticia de que no podíamos salir y fue un batacazo para nosotros, hubo lloros, silencio, impotencia, de todo... Así estuvimos casi dos horas, cuando nos dijeron que sí, que podíamos salir. La verdad es que ha sido una noche malísima y se ha hecho lo que se ha podido", añadió.