Notificaciones

Los 'shoots outs' castigan a España y la dejan fuera de las semifinales

Un contenido de:
Álvaro Ramírez (Tokio)

España cayó eliminada en cuartos de final y se marcha de Tokio con una sensación bastante triste. Las redsticks, que habían ido de menos a más en la fase de grupos hasta acabar segundas, tuvieron un partido ante Gran Bretaña con muchos claroscuros, que las llevó tras el empate a dos a la tanda decisiva de shoots outs, donde la falta de eficacia fue demasiado castigo. Durante el encuentro las españolas habían hecho un partido flojo en la primera mitad, pero que acabó bastante bien el último cuarto, en el que fueron superiores y tuvieron ocasiones para ganar (dos penalti córners desaprovechados). Las británicas fueron más constantes y estables y eso les permitió estar siempre por delante en el marcador y no remar a contracorriente, como fue el caso de las españolas.

España se encontró a las primeras de cambio con un penatli córner en contra, casi en el primer ataque de Gran Bretaña. María Ruiz lo salvó y permitió respirar al conjunto español, que a partir de ahí intentó hacer su hockey aunque sin demasiada profundidad. Gran Bretaña se defendía bien, atrás, y buscaba correr, mucha conducción con el stick e intentando terminar los ataques antes que perder la bola. La selección de Adrian Lock no adivinaba cómo meterle mano a los ingleses. Apenas se llevó a la boca un remate muy desviado de Alejandra Torres casi acabando el primer cuarto.

España-Gran Bretaña de Hockey
España-Gran Bretaña de Hockey

Y esas mejores sensaciones del primer cuarto se confirmaron en el inicio del segundo. Una percusión con regate de Hannah MArtin acabó en la portería tras pasar entre las piernas de María Ruiz. El partido se ponía cuesta arriba ya no solo por las sensaciones, también por el resultado. Pero tuvo la fortuna España de empatar casi de inmediato, ni dos minutos, gracias a un penalti córner transformado por Belén Iglesias. Era prácticamente el primer ataque ordenado y con más paciencia de la selección española. El empate dio algo más de confianza a las chicas de Lock, que empezaron a jugar con más seguridad en el campo contrario, sin remate. Eso sí, de nuevo concedieron un penalti córner bien defendido de nuevo. El partido se marchó al descanso con empate a uno y mucha igualdad en el campo.

Las británicas salieron mucho más agresivas en el tercer cuarto. Agresivas y con más claridad, hasta el punto de volverse a poner por delante en el marcador fruto de otro penalti córner, el tercero que concedía España. Marcaron pero además agobiaron durante varios minutos a las de rojo, las embotellaron en su campo y la bola rondó demasiado tiempo la portería de María Ruiz.

Esos momentos de agobio, en los que rondó el tercer tanto en contra, parecieron hacer despertar a las red sticks, que sí enlazó con continuidad buenos momentos de juego y oportunidades, hasta incluso desaprovechar un penalti córner en el último minuto del tercer cuarto. Con el marcador en contra se vio la mejor versión de las españolas, que entonces sí se mostraron agresivas como nunca antes en el partido y jugaron con mucha más profundidad y rapidez, y con conducciones a zonas de peligro, como un par que tuvo Beatriz Lagunas que no tuvieron final feliz. Otro penalti córner desaprovecharon incluso a diez minutos del final con el mismo error que en el anterior en la recepción de la bola. Pero España estaba jugando su mejor hockey y el premio llegó con el gol, el golazo, de vaselina, de Berta Bonastre. Quedaban 8 minutos para el final.

El partido entonces se aceleró, enloqueció. Se convirtió en una ida y vuelta en la que entre María y el palo salvaron a España ante Martin en una acción clara de gol. Las hispanas también tuvieron sus oportunidades, incluso una en el último minuto de partido. Pero el partido acabó en empate y se marchó a los shoots-outs. España no estuvo certera en la tanda decisiva, de hecho no marcó ni uno y las británicas tomaron una ventaja definitiva hasta llevarse el partido.