Notificaciones

Adriana Cerezo, de emular a Jackie Chan a espaldas de sus padres a una plata histórica con 17 años

Adriana Cerezo, tras perder en la final de Tokio 2020 (Foto: EFE).
Adriana Cerezo, tras perder en la final de Tokio 2020 (Foto: EFE).

La taekwondista Adriana Cerezo ha hecho historia en Tokio 2020 al sumar una medalla de plata y sumar la primera presea de la delegación española. Un logro espectacular viendo su edad, 17 años, y el desarrollo que ha tenido durante toda la jornada de competición en la categoría de -49kg. El culmen (de momento) de una carrera que comenzó muy pequeña, con cuatro años y engañando a sus padres.

La propia luchadora contó su historia en Nius, narrando cómo se escapaba junto a su abuelo a un gimnasio cercano a su casa. "Era muy pequeña y no me gustaba que practicara un deporte de pegarse. Con mi padre veía películas de Jackie Chan y la bajaba al gimnasio sin decirnos nada", contó su madre también este mismo sábado en Teledeporte.

El enfado inicial de sus padres por esa 'mentirijilla' cambió totalmente cuando su abuelo les avisó para el día en el que consiguió su primer cinturón. La sonrisa en la cara de Adriana Cerezo les dejó claro que la pequeña no quería otra cosa en el mundo que brillar en un tatami. De ver por la TV las patadas del actor de Hong Kong a ser ella la que ha asombrado al mundo con sus golpes.

La segunda deportista española más joven en la cita olímpica suele servirse del reguetón para entrenar y con esa fuerza arrancó en Tokio 2020. Lo hizo ante una rival potente, la número 2 mundial y subcampeona olímpica Tijana Bogdanovic. Cerezo ganó 12-4, pero ni con esas quedó conforme.

En cuartos de final llegaría su exhibición ante la china Wu Jingyu, leyenda de su categoría e "ídolo" de la española junto a Brigitte Yagüe. El 33-2 ante la doble campeona olímpica y triple mundial fue el mensaje definitivo de cara al mundo de lo que estaba por venir y alcanzó la final gracias a un 39-19 ante Turkiye Yildrim en un combate dominado en todo momento.

Adriana Cerezo celebra su victoria en la semifinales de taekwondo en Tokio 2020 (Foto: COE).
Adriana Cerezo celebra su victoria en la semifinales de taekwondo en Tokio 2020 (Foto: COE).

Sólo faltó la guinda en la final, aunque su actuación ante la tailandesa Wongpattanakit, ante la que cayó en un ajustadísimo 10-9, fue para levantarse y aplaudir. Consiguió poner a toda España frente al televisor en un deporte con tan poca repercusión en el país y dio una lección de deportividad con su buen perder y felicitaciones a su rival. Adriana Cerezo ha honrado la leyenda olímpica y ya es historia de España. Sus lágrimas son las de todos.