Notificaciones

Los siete detalles que te perdiste de la ceremonia de apertura de los JJOO de Tokio 2020

Un contenido de:
Álvaro Ramírez (Tokio)

La ceremonia inaugural de Tokio 2020 quedará para el recuerdo posiblemente por dos razones. Por ser una ceremonia austera, muy limitada, sin público, en resumen, más sosa de lo habitual, pero a la vez por haber brindado uno de los momentos más espectaculares de todas las ceremonias recientes, ese ejército de drones proyectando la esfera terrestre en el cielo quedará para la historia sin duda, y puede llegar ser incluso algo icónico.

Pero tanto una cosa como otra, tanto las limitaciones, la falta posibilidades, como ese derroche tecnológico, fueron lo evidente, lo que no pasó desapercibido. Desde la grada del estadio olímpico de Tokio queremos rescatarte otros momentos que en la retransmisión quizás pasaron desapercibidos o a un segundo plano y que fueron realmente curiosos.

  1. Argentina, oro en animación

Sin duda, la delegación argentina fue la que entró el estadio con más ánimo. Botes, cánticos, todos a una. Además de ser numerosa, fue ruidosa, algo que se agradeció y mucho en un estadio tristemente tan silencioso. Además, esos botes ya venían de un calentamiento no menos animado.

2. Pro Juegos vs Contra Juegos

La previa de la ceremonia de inauguración fue muy curiosa. Pese a que el público tenía prohibida su entrada no solo al estadio, sino al recinto entero, cientos de aficionados, de ciudadanos tokiotas, también residentes extranjeros en Tokio, se agolparon en las inmediaciones. De entrada con muy buen ánimo, saludando a todos los que se bajaban de la riada de autobuses que llegaban al estadio. Luego, ya durante la ceremonia, se empezaron a oír cánticos fuera del recinto, megáfonos en mano, y una multitud de gente que los acompañaba. Protestas, se supone. Eso sí, las ventanas de los alrededores del estadio estaban engalanadas para la inauguración.

Balcones de pisos en las cercanías del estadio engalanados para la inauguración.
Balcones de pisos en las cercanías del estadio engalanados para la inauguración.

3. Holanda sigue siendo Holanda en los JJOO

El cambio de denominación del país, para correctamente llamarse Países Bajos para amparar a todo el país con ese término, no causó efecto en la ceremonia, los holandeses siguieron siendo holandeses, ya sea por el alfabeto japonés o el francés. "Holland". Y naranjas, eso siempre.

4. Piratas del caribe y Superman

La sucesión de los atletas suele ser lo más pesado de la ceremonia. Dos horas de paso de atletas que representan a sus países. La organización de la ceremonia quizás pensó en que una música más intrépida lo amenizaría. Bien, sonaron muchas canciones o remedos de bandas sonoras, pero dos por encima de todas, Piratas del caribe y Superman, la más clásica. Con pequeños cambios, pero clásicas entre las bandas sonoras.

5. Vanuatu y Tonga, a pecho descubierto

Eso sí se vio por televisión. Los abanderados de Vanuatu, Rii Riilio remero, y Tonnga, Pita Tayfatofua, nadador, aparecieron portando su bandera con sus faldas tradicionales y a pecho descubierto, como mandan sus cánones. Los deportistas del resto de países no dejaron de fotografiarlos a cada paso.

6. En Bermudas y brasileñas

Los representantes de las Bermudas hicieron honor a su nombre y su indumentaria y aparecieron con sus clásicas bermudas, esta vez rosa. Eso que ganaron, porque la humedad y el calor en el estadio estuvieron presentes durante toda la ceremonia. Los brasileños también hicieron algo parecido, la mayoría en sandalias brasileñas.

7. Mucho dron y poco WIFI

Sakura2020, así se llama uno de los grandes fracasos de la ceremonia inaugural, en concreto la red de WIFI de los Juegos, que en la inauguración falló de forma estrepitosa hasta morir. Los técnicos japoneses no daban abasto, pero no había solución posible al desastre. Los periodistas, incluido este, se las ingeniaron como pudieron, aunque a veces no se pudo.