Final Europa League 2018 Marsella - Atlético de Madrid
Secciones
Olympique Marsella
0-3
Atlético de Madrid

Un Principito para un Reino

Un contenido de:
Álvaro Ramírez

Miércoles, 16 de mayo de 2018. 19:29
Griezmann celebra su primer gol ante el Marsella.
Griezmann celebra su primer gol ante el Marsella.

El Atlético de Madrid se lo merecía. El cholismo se lo merecía. Todos los colchoneros se lo merecían. El equipo que ha agitado el fútbol continental en los últimos años no había tenido su justo premio, no había tocado la plata que debió tocar. Pero esta noche de Lyon el Atlético encontró su justa y merecida recompensa. Esta noche de Lyon, esta noche histórica para todos los atléticos, el Atlético de Madrid vuelve a reinar en Europa, en la Europa League. Y lo hace con una doctrina futbolística, el cholismo, y un líder sobre el verde, Antoine Griezmann. El Principito se hizo Rey en el césped de esta mágica tierra, la que le vio prácticamente nacer (a 70 kilómetros) y la que fue testigo de sus primeras piruetas y peripecias futbolísticas.

El Atlético de Madrid fue Atlético puro. Da igual que el Cholo Simeone no estuviera en el banquillo, su mando, su táctica, su estrategia, su filosofía estuvo en todas las gotas de sudor de sus jugadores, de principio a fin. Cuando sufrió, en el inicio del partido, y cuando arrolló, al comienzo en la segunda mitad. Fue castigador, como acostumbra, e infundó temor a su rival, como acostumbra.
Fue Griezmann el encargado de castigar al Olympique de Marsella cuando más amenazaban los franceses, los de Marsella, en un error mortal de Zambo, más mortal si el rival es el Atlético y si el que la recibe es Antoine. Y fue Griezmann el encargado de prolongar la llama triunfal de la victoria al arranque de la segunda mitad, en una jugada iniciada por él y culminada por él de forma exquisita, con la dulzura y brillantez de la más honesta nobleza.
Y todo terminó ahí. En realidad, todo había terminado mucho antes, o bien cuando falló Germain ante Oblak en la única ocasión clara del Marsella, o cuando marcó el primero el Atlético, o incluso cuando sin balón Saúl, Koke o Gabi se desvivían en la presión para que lo que parecía un dominio transitorio del conjunto galo fuera a más. Puede que el Atlético ganara esta final mucho antes, cuando Griezmann se enchufó a la Europa League o incluso cuando Simeone marcó las líneas maestras de este histórico Atleti. Porque este Atlético del Cholo se merece títulos como este muchos más, sean ganados o no con la comodidad con la que se alzó esta Europa League, la tercera del club.
Ni siquiera Oblak sufrió, salvo por un remate al palo de Mitroglou, porque la segunda mitad fue por completo del Atlético. Estaba ya crecido el conjunto rojiblanco y marcó una diferencia tan grande que ni el mismo Marsella creyó salvable, porque se vio derrotado ante un rival gigante, en conjunto y en duelos individuales, que siempre eran para el equipo español. Y quedó cerrada la final, y celebrada ya con el gol de Gabi en una preciosa combinación. El capitán eterno se mereció el tanto para la fiesta, como se lo habría merecido Koke, que volvió a asistir para sacar aún más brillo a su espectacular partido.
El reinado del Atlético es completo, ha reinado en España (Liga, Copa y Supercopa) y ha reinado en Europa (dos Europa Leagues y una Supercopa). Sí, evidentemente ha faltado la Liga de Campeones en esas dos finales, pero el reinado colchonero merece más títulos, más plata, más victorias y más finales, por muchas que hayan sido. 
 

Todos los resultados en resultados.eldesmarque.com
 

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *