Notificaciones

Error a error en el Atlético de Madrid y nadie entiende que juegue: es el gran señalado

Foto autor

Un contenido de:
Iñaki Dufour

TemasFelipe
Real Sociedad 2-0 Atlético: Resumen del partido

Cuando Adnan Januzaj remató el 1-0 en el minuto 33 entre tres defensas, entre la duda en si salía o no el portero Jan Oblak y en un nuevo central lateral, tan dañinos hoy por hoy para el Atlético de Madrid, y cuando Alexander Sorloth aprovechó el enésimo despropósito esta temporada de Felipe Monteiro, este miércoles ya tremendo, el equipo rojiblanco y Diego Simeone revivieron la frustración; instantes y fallos repetitivos toda la temporada, que se extienden en el tiempo, en cada partido y en cada competición sin freno aparente.

Es lo habitual en este Atlético. No tiene excusas. Pero tampoco soluciones, desangrado por su desastroso rendimiento defensivo, tan visible, tan insistente, tan desesperante, urgido como está el conjunto madrileño de una recomposición en cada una de sus líneas, pero, principalmente, en su retaguardia, señalada de nuevo por otra derrota, por dos errores que responden más a una cuestión individual que colectiva. A un marcaje, a una salida, a un mal control, a una decisión fallida...

Felipe, ante Sorloth en el Real Sociedad-Atlético de Madrid (Foto: EFE).
Felipe, ante Sorloth en el Real Sociedad-Atlético de Madrid (Foto: EFE).

Januzaj no tenía ninguna ventaja en el centro desde la banda derecha que remachó, entre la indecisión primero de Jan Oblak para salir o no a por el balón, pero, sobre todo, entre tres marcadores que no fueron capaces de privarle del remate. Ni Felipe Monteiro ni Ángel Correa ni Sime Vrsaljko. Los centros laterales son una pesadilla para el Atlético y su cuerpo técnico desde hace semanas, uno de los focos de los que nacen sus múltiples problemas.

Y la pelota era de Felipe Monteiro cuando, en el inicio del segundo tiempo, aún con 1-0 en el marcador, el central brasileño, señalado de nuevo en otra derrota, en otro fallo, entregó el 2-0 a su adversario, a Sorloth, porque, como último hombre, no fue capaz de determinar qué es lo que quería hacer ante un simple pase atrás y ante la presión de dos rivales. Fue un retrato de la temporada de Felipe, cuya comparación con su irrupción en el equipo sólo genera melancolía. Hace ya dos años. Ni siquiera le dio tiempo a frenar la carrera de su oponente, que, en cualquier caso, de haberla detenido en falta habría sido su expulsión. Ya tenía tarjeta amarilla.

Nada funciona en el Atlético

Ni los cambios (Matheus Cunha, Thomas Lemar y Luis Suárez, en el minuto 54 por Ángel Correa, Koke Resurrección y Renan Lodi) ni el once número 27 en los 29 partidos de esta campaña ni las vueltas al sistema ni el reencuentro con la titularidad de Héctor Herrera dos meses y medio después ni la reubicación de Koke en la banda izquierda solucionaron la dinámica en la que se mueve el Atlético desde hace cinco meses.

Enviar comentario
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando