Isco Alarcón Real Madrid: Copa del Rey ante el Leganés | Titular
Secciones

Si Isco tampoco juega en Butarque...

Un contenido de:
Juan Ignacio Lechuga

Miércoles, 16 de enero de 2019. 14:45
Isco Alarcón, en un entrenamiento con el Real Madrid (Foto: EFE).
Isco Alarcón, en un entrenamiento con el Real Madrid (Foto: EFE).

Llega el Real Madrid a Butarque con la eliminatoria sentenciada. Con un 3-0 en el partido de ida que no parece dar lugar a demasiadas sorpresas ante un Leganés más centrado en la competición liguera. Lo hace, además, con la ausencia de hasta siete jugadores por lesión: Vallejo, Kroos, Llorente, Courtois, Asensio, Bale y Benzema. Y para más inri, Solari ha decidido dar descanso a dos pesos pesados del equipo: Sergio Ramos y Modric. Ya no hay excusa que valga: si este miércoles en Butarque no juega Isco...

Aunque eso mismo se pensaba el pasado domingo, cuando a esas bajas había que unir la de Lucas Vázquez y cuando se lesionó Benzema en la primera mitad. Aún así, Solari prefirió apostar por Valverde en la medular y un convaleciente Vinícius, que tenía fiebre, ante el Betis. Pero es que el primer cambio fue Cristo, el segundo Dani Ceballos y el tercero, Brahim Díaz. Un Brahim que había sido presentado el lunes de la misma semana y que sólo completaba cinco sesiones de entrenamiento con el primer equipo. Era evidente: todo Cristo juega antes que Isco.

La tesis de Solari parece bastante clara: no cuenta con el malagueño. Y el partido ante el Leganés es precisamente para jugadores con los que no se cuenta. Esos encuentros coperos que quedaron sentenciados en el partido de ida y que están llamados a sufrir un sinfín de rotaciones. Modric también se ha quedado fuera de la lista y Casemiro apunta directamente al banquillo para descansar. Ceballos parece por delante de Isco, que aún así debería de ser titular sí o sí en Butarque.

Y si no es titular, no tendrá más remedio que marcharse. Relegado a la última posición de la lista de jugadores con los que cuenta Solari, el malagueño está sufriendo una situación inesperada. En su última titularidad, ante el CSKA, acabó encarándose con la grada del Bernabéu. Ahora no tendrá ese problema y sí un reto mayor: a base de fútbol, trata de convencer a su entrenador donde hay que demostrar las cosas. Y si Isco lo consigue, al menos tendrá argumentos para subir escalones en esa lista de Solari.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *