Julio Iglesias y su Concierto en el Santiago Bernabéu en 1983
Secciones

La noche en la que Julio Iglesias quiso "morir cantando" en el Santiago Bernabéu

Un contenido de:
Joaquín Anduro

Jueves, 12 de septiembre de 2019. 17:56
Julio Iglesias, en su concierto en el Santiago Bernabéu en 1983.
Julio Iglesias, en su concierto en el Santiago Bernabéu en 1983.

Un 12 de septiembre, en 1983, Julio Iglesias completó uno de los conciertos más recordados de su extensa trayectoria musical. Esa noche debía salir de 'su' estadio Santiago Bernabéu en un furgón policial ante el delirio que había provocado en las 100.000 personas que habían colapsado el terreno de juego del Real Madrid.

Nadie se quiso perder ese concierto entre los VIPs de la época madrileña. En el palco presidencial se dejaron ver Don Juan de Borbón, padre de Juan Carlos I, junto a su nieta, la Infanta Cristina y los hijos de Julio, Chabeli, Julio José y Enrique. Además, varios ministros también acudieron al estadio blanco.

 

La capacidad del recinto por aquel entonces era de 90.000 espectadores para los partidos de fútbol y esa noche se alcanzaron los 100.000. No todos ellos pudieron disfrutar igual del concierto, ya que algunas entradas eran de visibilidad reducida, pero el espectáculo del artista no dejó a nadie con mal sabor de boca. Él mismo se encargó de facilitarle a todos ellos que pudieran verle de cerca llevándoles hasta el césped.

Julio Iglesias llegaba ese lunes al Santiago Bernabéu dispuesto a finalizar por todo lo alto la gira con la que se había recorrido España de punta a punta. No era un escenario cualquiera, ya que iba a cantar en la casa de 'su' Real Madrid.

El cantante madrileño jugó en las categorías inferiores del conjunto merengue y sólo un accidente de tráfico le privó de llegar a portero profesional. Si no podía ser entre los tres palos, al menos se luciría en Chamartín sobre un escenario.

A esas alturas ya era un cantante de fama mundial, pero eso no le impidió darlo todo ante el público madrileño. Según cuentan las crónicas de la época, Julio prometió "morir cantando" si hacía falta, en un concierto que duró varias horas.

Los asistentes pusieron de su parte pidiendo interminables bises y jaleando las palabras del artista al reivindicar Madrid y España. Todo un espectáculo que significó un punto clave en la larga relación entre Julio Iglesias y el Real Madrid.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ElDesmarque te avisa si pasa algo importante

¿De qué quieres que te informemos?