Los errores de Zidane: un once inexplicable que no funcionó

Sábado, 19 de Octubre de 2019. 23:52

Uno de los grandes señalados de la derrota del Real Madrid ante el Mallorca en la jornada 9 de LaLiga Santander ha sido Zinedine Zidane. El francés sorprendió con su once en la isla balear y la derrota merengue le castiga dentro de un mal inicio de temporada que ya suma varios pinchazos.

El equipo blanco llevaba varias jornadas jugando con fuego y finalmente llegó la primera derrota en el torneo de la regularidad. Todo merced a un tanto en el minuto 7 de Lago Júnior después de aprovechar un error de Odriozola.

El lateral vasco fue de lo peor dentro de una noche en la que había bastante para elegir. Lejos de venirse arriba tras una jugada en la que le dejó demasiado espacio al jugador rival se terminó marchando a la calle precisamente con dos patadas al marfileño.

Odriozola se marcha de Fran Gámez en el Mallorca-Real Madrid.
Odriozola se marcha de Fran Gámez en el Mallorca-Real Madrid.

La segunda, sobre todo, fue la más absurda. Con amarilla ya y por detrás, casi sin opciones de llegar al balón, para terminar dejando a su equipo con uno menos en plena búsqueda de la remontada.

Aunque el equipo ni siquiera se pudo reponer a eso, ya que el once ofensivo de Zidane se quedaba sin ideas. El centro del campo con Isco y James por delante de Casemiro no funcionó más por demérito del malagueño que del colombiano.

No se vio nada del de Arroyo de la Miel como tampoco se vio de Luka Jovic. El serbio, otra de las apuestas de Zidane, apenas tocó la pelota. Ni participa en el juego ni siquiera estaba en el área para cazar alguno de los balones que mandaban James, Benzema... o Vinícius.

El partido del brasileño es la gran duda del conjunto blanco. ¿Bueno o malo? Él mismo se fabrica sus propias jugadas con una velocidad endiablada y una capacidad de regate superlativas. Sin embargo, después estos balones no llegan a ningún sitio ya sea por fallos en los disparos o a la hora de entregar la pelota a un compañero.

La entrada de Fede Valverde le demostró a Zidane que el equipo funciona mejor cuando es sólido. Como en el Metropolitano o en el Sánchez Pizjuán. Si el equipo rival no llega a portería es más fácil ganar, ya que, de momento, aún se busca un portero que sepa defender la meta del Real Madrid.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *