Secciones

La "extraña" destitución de Radomir Antic en el Real Madrid, única en la historia blanca

Un contenido de:
Roberto Morales

Martes, 07 de Abril de 2020. 17:43

Fue una decisión impopular de Ramón Mendoza. El Real Madrid no enamoraba con su juego pero era líder de LaLiga Santander, se acababa de proclamar campeón de invierno venciendo al Tenerife y su entrenador, Radomir Antic, fue despedido de forma fulminante. La decisión acabó costando una Liga que voló rumbo a Barcelona, la primera de Johan Cruyff en el banquillo culé.

"Sólo sé que he logrado un buen ambiente en la plantilla y tengo la satisfacción de ver cómo mis criterios tácticos han dado resultado. Es raro que a uno le destituyan siendo líder en la Liga, y con el equipo en cuartos de final de la Copa de la UEFA y la Copa del Rey, pero el fútbol tiene estas cosas", señaló incrédulo Antic, que falleció este lunes a los 71 años.

El técnico serbio fue el elegido por sus méritos en el Real Zaragoza para llegar a mitad de curso al conjunto madridista por la irrevocable dimisión de Alfredo Di Stéfano. Se marchó sin llegar a cumplir un año en el cargo pagando su relación con el presidente Ramón Mendoza.

Los resultados impidieron que ocurriese antes, pero el presidente ya había contratado al holandés Leo Benhakker. Una bomba interna. Con una dirección general provisional mientras se esperaba una mala racha que justificase el cambio en el banquillo. No llegó. 23 victorias en 30 partidos, con sólo cuatro derrotas.

Era el Real Madrid de un Fernando Hierro goleador, que igualaba los tantos de Emilio Butragueño tras pasar de central a centrocampista con potente llegada. Con el yugoslavo Robert Prosinecki como estrella y el mexicano Hugo Sánchez recuperándose de una lesión. Solo dos derrotas en Liga esa temporada, en Mestalla y el Vicente Calderón.

Y eso que Antic llegó por recomendación de Mendoza. La junta provisional que dirigía al Real Madrid cuando era candidato a la presidencia después de haber presentado la dimisión dio el paso antes de su reelección. Radomir cobraba 30 millones de pesetas al año y mientras tanto Beenhakker llegó cobrando casi 200.

No era la primera vez que su puesto corrió peligro. Pese a firmar 17 de los 18 puntos posibles de la Liga en la que llegó y dejar al Real Madrid tercero, Mendoza ya tenía sustituto, apalabrado el colombiano Pacho Maturana. La fuerte crítica a la gestión y la actuación de jugadores importantes de la plantilla blanca provocaron que se rompiese el acuerdo.

Radomir Antic, en su etapa como técnico del Real Madrid junto a Ramón Mendoza.
Radomir Antic, en su etapa como técnico del Real Madrid junto a Ramón Mendoza.

La fe de Mendoza en Antic no duró mucho. Ya en agosto, la derrota en el veraniego Torneo Teresa Herrera, con lesión incluida de Prosinecki, provocaron el inicio del trabajo para la llegada de Beenhakker. El Ajax acababa de renovarle como técnico y nada más arrancar la Liga anunciaba su marcha al Real Madrid. Cada queja de aficionados al juego madridista alimentó las ganas de cambio del presidente.

La distancia del Barcelona se redujo de ocho a tres puntos y el triunfo 2-1 ante el Tenerife que proclamaba al Real Madrid campeón de invierno no frenó la decisión de Mendoza. "El Tenerife me ha gustado más que el Madrid", declaró antes de dar el paso.

"Es extraño que suceda esto cuando vamos líderes", afirmó el rumano Gica Hagi tras conocer la noticia. "Esto es muy raro, estábamos muy a gusto con él y la temporada iba bien", añadió Luis Milla.

Era la incredulidad de un vestuario que estaba con Antic. Pasó a ser el cuarto técnico en dos años de Mendoza y, para siempre, el único en la historia del Real Madrid despedido siendo líder.

Radomir Antic, en un entrenamiento del Real Madrid (Foto: Real Madrid).
Radomir Antic, en un entrenamiento del Real Madrid (Foto: Real Madrid).
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *