Una reacción esperada: tres claves y cuatro subidones en el Real Madrid

Un contenido de:
Roberto Morales / EFE

Militao y Casemiro celebran el 0-1 del Real Madrid en Vitoria (Foto: RMCF).
Militao y Casemiro celebran el 0-1 del Real Madrid en Vitoria (Foto: RMCF).

El Real Madrid alzó el vuelo con contundencia, en su partido más plácido del curso para cambiar el rumbo a un inicio de 2021 preocupante, mostrando contundencia en Mendizorroza gracias a la exhibición de fútbol de Luka Modric, de eficacia en el pase de Toni Kroos, con los primeros brotes verdes de Eden Hazard e inspiración goleadora de Karim Benzema, termómetro del estado madridista.

Desde su domicilio asistió Zinedine Zidane a la mejoría de su equipo. Satisfecho por la imagen dejada en un partido que exigía compromiso, actitud para levantarse de una eliminación que deja huella como la sufrida en Copa del Rey ante un equipo de Segunda B. Cualquier cosa que no hubiese sido un triunfo habría desatado una crisis, pero al descanso los jugadores madridistas dejaron claro que van a pelear LaLiga Santander hasta que la matemática diga lo contrario y que su objetivo es llegar en las mejores condiciones al duelo europeo ante el Atalanta.

El Real Madrid mejora desde la contundencia

Por segunda vez en la temporada marcó cuatro goles el Real Madrid. No lo conseguía desde el 31 de octubre (ante el Huesca) y recuperó una efectividad en el remate de la que el mejor reflejo fue Karim Benzema. Letal y contundente en dos acciones de gol repletas de clase. La efectividad hundió la moral de un equipo endeble como el Alavés que encontró una versión madridista activa, con movimientos a los espacios de laterales ofensivos que se instalaron en campo contrario como Ferland Mendy y Lucas Vázquez. Exhibió verticalidad en el primer acto para sentenciar el partido y quiso el balón en el segundo para bajar revoluciones al intento de reacción del rival. Un partido completo para levantar el vuelo. Venía de firmar dos goles en tres partidos y en 45 minutos materializó tres.

Kroos y Modric, sociedad ilimitada

Son historia de un equipo de leyenda que conquistó cuatro de cinco ediciones de Liga de Campeones y no se atisba fecha de caducidad a su sociedad. El juego del Real Madrid va en función de su nivel en cada encuentro. Kroos, máquina alemana de efectividad en el pase, de jerarquía adueñándose del centro del campo y del partido. Su primer acto fue sencillamente perfecto. Cien por cien de efectividad en diez desplazamientos en largo milimétricos, el último para regalar el gol a Hazard. Y un 97% de acierto en el pase de un futbolista que entra en continuo contacto con el balón. A su exhibición se sumó Modric en su segunda juventud. Venía de descansar en Copa y se notó en su recorrido, apareciendo entre líneas para generar desequilibrio con su sello de calidad. Al uruguayo Fede Valverde le frenaron su progresión. A Martin Odegaard le han provocado que desee salir cedido. La realidad es que Zidane no tiene fácil sentar a Kroos y Modric a un nivel tan alto.

Los brotes verdes de Hazard

Le está costando al belga más de lo deseado adquirir un ritmo de competición adecuado para desequilibrar en el uno a uno, recuperar confianza para encarar rivales, pero su calidad sigue intacta. En Mendizorroza dejó síntomas de esperanza al madridismo por una mayor participación en fase ofensiva, asociaciones de calidad y un gol deseado que debe levantar su moral. El equipo le necesita y lo demostró en la celebración de un tanto muy esperado que debe servir como punto de inflexión. Hazard necesita sentirse importante, ver que la deuda que tiene con el Real Madrid se comienza a saldar. Y el equipo demanda un paso al frente como goleador. No puede vivir de la inspiración de Karim Benzema, que marca la salud del conjunto madridista. Fue el tercer tanto de Eden en una temporada en la que debe asumir galones. No marcaba desde el 25 de noviembre y ahora, con semana limpia de partidos para trabajar el físico, debe darle continuidad.

Toni Kroos, ante Battaglia en el Alavés-Real Madrid (Foto: LaLiga Santander).
Toni Kroos, ante Battaglia en el Alavés-Real Madrid (Foto: LaLiga Santander).
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *