Notificaciones
Ofrecido por

Ganó el Rincón, pasó el Alavés (0-2)

Foto autor

Un contenido de:
F.N.

El Alavés festeja el segundo gol en La Rosaleda (@Alavés).
El Alavés festeja el segundo gol en La Rosaleda (@Alavés).

En el próximo sorteo de Copa el nombre que aparecerá será el del Alavés, pero el que ganó de verdad este miércoles en La Rosaleda fue el CD Rincón. Ganó una historia que contar para siempre, ganó el respeto del fútbol español. El del Alavés y el de todo aquel que vio a un equipo tremendamente humilde que recortó con valentía y corazón las cuatro categorías de distancia entre una entidad y otra. Un Rincón de Primera cayó de pie ante un Alavés que hizo lo que tenía que hacer. La obligación le llamaba y cumplió, sin más, porque los focos fueron a parar a los hombres de Francis Parrado. El resultado (0-2) corta de raíz el sueño de la Copa, sí, pero el orgullo algunas veces vale mucho más que los goles.

El arranque fue rinconero. Por agallas y por fútbol. El Alavés salió a verlas venir y el primer coqueteo en área rival lo puso Iván López con un chut que atrapó Sivera, que en varios momentos sufrió para atrapar balones divididos en el juego aéreo. El paso de los minutos, no obstante, hizo que los de Machín embotellaran al Rincón. Primero Guidetti, después Borja Sainz. Javi Téllez repelió todo lo que pudo hasta que Guidetti, con un disparo seco desde la frontal, derribó el muro rinconero. Un buen gol el del sueco, que daba al descanso la ventaja para el conjunto babazorro.

El golpe fue al marcador, no al espíritu. De hecho la respuesta nada más arrancar la segunda parte por parte del Rincón fue un disparo al larguero de Miguel Ángel. Un aviso que se quedó corto porque Guidetti hacía el segundo del partido antes de la hora de juego. El '10' aprovechó un balón muerto en el segundo palo tras un córner para abrochar su doblete y poner una distancia irreversible para el Rincón. De ahí al final el equipo malagueño buscó un gol histórico y que además le metiera en el partido, con Deyverson por el camino malogrando ocasiones y Javi Téllez haciéndose grande bajo el arco. Faltó el golito del Rincón, que compitió como un equipo grande en un partido que será para siempre.

Enviar comentario
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando