Cuenta atrás Copa del Rey
Advertisement

Rubén Castro y Álvaro Jiménez, en la mirilla

Un contenido de:
ElDesmarque

Rubén Castro, en un partido con el Betis.
Rubén Castro, en un partido con el Betis.

El Málaga busca pedigrí de gol en la delantera para garantizar dinamita en su regreso a Segunda. Ya se comentó el interés por Jorge Molina, aunque Ángel Torres juega a negociador. También el Málaga está pendiente de la situación de un jugador que formara varios años dupla atacante con Molina en el Betis, Rubén Castro, y así lo reconoce el entorno del futbolista. 

El delantero canario tiene una oferta muy importante para regresar al club en el que se formó, el Las Palmas, por dos años y un sueldo superior al millón de euros. Rubén tiene contrato con el Betis hasta 2019, aunque el club sevillano tiene la opción de cortarlo en las próximas fechas abonando una cantidad inferior, aproximadamente la mitad, de lo que tiene estipulado cobrar. No cumplió los mínimos de minutos o goles recogidos en el contrato para blindarse.

El Málaga tiene claro que debe hacer una inversión importante en garantizarse el gol. Molina o Castro, por cierto muy buenos amigos y compañeros de habitación durante su etapa en el Betis, son perfiles que pese a su elevada edad, 37 años, ofrecen esa contrastada solvencia cara al arco rival. En Segunda, proporcionalmente, se cotiza igual de caro que en Málaga.

El futuro de Rubén Castro en clave Betis debe tener una rápida solución porque se acerca el 30 de junio, aunque las relaciones verdiblancas con su agencia de representación, Bahía, no son idílicas. En cualquier caso, el Málaga está activo en el mercado y se ha interesado por la situación del ariete canario, que también está en la agenda de otros equipos de Segunda e incluso pude despertar interés del algún Primera.

Álvaro Jiménez gusta a Caminero

Por otro lado, Ángel Torres reconoció el pasado miércoles que el Málaga quería a dos jugadores del Getafe, y uno de los futbolistas azulones que gusta a la dirección deportiva es Álvaro Jiménez, tal y como apunta As. El extremo cordobés no tuvo demasiada participación la pasada temporada, aunque fue uno de los puntales el curso anterior, siendo clave para el ascenso.

El Getafe pagó un millón de euros por su fichaje el verano pasado y el Málaga ya ha iniciado los contactos para hacerse con sus servicios, aunque no se antoja una operación fácil, pues el jugador también interesa al Córdoba y al Rayo. Por otro lado, el Getafe quiere a Ignasi Miquel y está insistiendo bastante para llevarse al zaguero catalán.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *