Cifu: "Somos un club importante que sabe sufrir"

Un contenido de:
Jesús María Noguera

Miércoles, 17 de Octubre de 2018. 21:20
TemasCifu
Cifu posa para ElDesmarque Málaga (Foto: Paco Rodríguez).
Cifu posa para ElDesmarque Málaga (Foto: Paco Rodríguez).

Lleva grabadas con con tinta en su piel dos palabras que le definen bien. Always forward, que en castellano sería "siempre hacia adelante". Probablemente nada es casualidad y Miguel Cifuentes Cifu (Granada, 1990), un tipo que le otorga elevada trascendencia al equilibrio mental, se sirva de ellas como trampolín. Después de tres años desde su llegada, el lateral goza ahora de la confianza de Muñiz, un entrenador al que elogia y con el que tiene varios denominadores en común. Una profunda charla del defensa con ElDesmarque Málaga, un futbolista reflexivo y con un discurso interesante.

-Parece que este si es su año en el Málaga.  

Lo que quería era poder competir. Primero por un puesto en la plantilla y luego por un puesto en el once. Una vez se consigue eso, disfrutar en el campo que al final es lo que creo que quiere un futbolista y estaba consiguiendo.

-Pocas dudas debe haber en que es su mejor momento en el club.

Sin duda. Estaba un poco inédito de nivel en competición, no había podido disfrutar de muchos minutos. Este año he tenido la suerte de poder contar desde un principio con esa confianza. Puede ser suerte o trabajo, pero se ha dado. Es mi momento porque no he tenido otro momento. Es mi inicio real en el equipo porque hasta ahora no he podido mostrarme.

-¿Qué le había faltado para asentarse?

No sé una respuesta clara. La competencia, Rosales era un jugador importante en el club y siempre ha contado con la confianza del míster. Desde que llegué el primer día lo hice con ilusión sabiendo que había competencia, pero con confianza de que podía disputar un puesto. No ha sido así por el gusto de entrenadores. Es difícil a lo mejor ese primer paso de que confíen en ti. La primera etapa que pasé aquí fueron los seis primeros meses que llegué para adaptarme al grupo y a la dinámica. Podría contar con minutos, pero era con vistas al siguiente año. El míster (Javi Gracia) no me dio esos seis meses ningún partido y entonces es complicado. Intenté disfrutar del club y lo que estaba aprendiendo, pero no contar con minutos no fue a mi favor. En la siguiente temporada no tuve la oportunidad en la pretemporada con Juande y salí cedido directamente al Girona. Volví e iba a volver a salir, pero Míchel me dio la oportunidad de quedarme al final. No contaba conmigo, pero al final me vio bien. Me dio un par de encuentros contra Las Palmas y en Valencia y ya luego no conté con minutos para demostrar por qué estaba aquí.

"Es complicado cuando sales, pero siempre he mantenido esa ambición, ilusión y hambre. Fue frustrante, pero lo hice para seguir progresando" 

-¿Fue duro tener que salir varias veces?

Al final sales porque quieres seguir creciendo. Quería seguir creciendo y llegar a un club como el Málaga para ser importante, llegué con esa ilusión. Hasta ahora no se me ha ido. Es complicado cuando sales, pero siempre he mantenido esa ambición, ilusión y hambre. Fue frustrante, pero he salido para seguir progresando y volver aquí.

-En Málaga jugó siempre en defensa de cuatro, ¿se siente más a gusto en una de cinco?

Me adapto lo que pasa es que cuando tu primer año que estás en el escaparate profesional lo haces como carrilero y te salen tan bien, se te reconoce tan bien el trabajo, no te conocen en otra faceta y se te encasilla en esa posición. Yo antes de llegar al Girona se habían fijado en mí como lateral diestro. Sí es verdad que con proyección ofensiva, siempre me han dado la libertad para ofrecer esa amplitud al equipo, entonces digamos que me he encontrado cómodo en ambas posiciones. Donde más se me ha reconocido es en el carril.

-Sí, pero en Girona fue donde más lució.

Cuando un jugador cuenta con esa confianza suele sacar lo mejor que tiene. Soy un jugador que necesita de su físico a muchos minutos, destaco más a lo largo del encuentro. Cuanto más partidos tengo, mejor me encuentro físicamente. En el Girona conté con esa continuidad y fue cuando mejor estuve. Ahora vuelvo y he empezado desde el principio y me vuelvo a encontrar con las mismas sensaciones que el primer año del Girona.

-Habla mucho de la palabra confianza. ¿Se la da Muñiz?

Sí, es un bucle. Primero un jugador tiene que trabajar y confiar en su trabajo, con eso hacer que el entrenador confíe en ti y luego esa confianza que has trasladado se debe alimentar con minutos. Muñiz me ha dado confianza porque me ha reconocido y me ha dado esa oportunidad. Yo con esos minutos estoy aún con más confianza.

Cifu posa para ElDesmarque Málaga (Foto: Paco Rodríguez).
Cifu posa para ElDesmarque Málaga (Foto: Paco Rodríguez).

-Parece que el Girona le marcó. Si no me equivoco lleva su catedral tatuada.

Tengo una estampa que me hice el primer año, que era el primero que salía más lejos de casa. Es el río que pasa por el centro de Girona, las casas colgantes que hay y las dos imágenes. Hay dos catedrales, Sant Feliu y la de Girona en una puesta de sol. Me marcó bastante y quería tener un detalle de ese año. Lo hice justo antes del partido que nos jugamos el ascenso, pero al final no tuvimos esa fortuna, pero ahí se quedó. Fue un buen año igualmente.

-¿Es de implicarse por las ciudades por donde pasa?

Me gusta implicarme. Soy una persona que intenta disfrutar del día a día. No me gusta estar encerrado en mi casa apartado de la gente y la ciudad. Me gusta bastante vivirla y descubrirla.

-¿Qué tenía ese equipo?

Creo que lo que yo viví allí los dos años que estuve fue bastante parecido. La base de un equipo que quiere hacer cosas importantes es el vestuario, la química entre compañeros. Había unión y es importante porque en los malos momentos todo se ve mejor, todo el mundo empuja. Durante la temporada o en un partido. Es un plus que un equipo que quiere hacer grandes cosas necesita.

-¿Qué recuerdos tiene de ese ascenso a Primera?

No podría describirlo. Es lo máximo, es una alegría inmensa por la gente, los compañeros, por los que te rodean. Es algo muy, muy especial.

-Allí trabajó con Pablo Machín. ¿Cómo es?

Creo que es un entrenador muy inteligente. Creo que supo sacar mucho rendimiento a la plantilla que tenía. Sobre todo trabajábamos en un sistema que hasta el momento no se trabajaba, era inusual. Lo teníamos muy bien trabajado, a los rivales les costaba mucho adaptarse. Ahora está demostrando que en un equipo grande como el Sevilla, donde podía haber dudas, está sacando un gran rendimiento a la plantilla.

"Me gusta implicarme. Soy una persona que intenta disfrutar del día a día, no estar encerrado en mi casa apartado de la gente y de la ciudad"

-¿Qué le parece que lleguen a la élite clubes como el Girona, el Leganés o el Huesca?

En Primera tienen que estar los que se le merezcan deportivamente y el que haga las cosas bien a nivel de club. Eso hace que los jugadores estén más tranquilos. También se merecen ciudades más pequeñas vivir lo bonita que es Primera División. Es bonito que clubes más modestos puedan cumplir ese sueño de estar en una de las ligas más importantes del mundo.

-Volvamos al Málaga. Toca Elche, una ciudad y un club importante para usted.

Me da un poquito de lástima y rabia no poder volver porque es mi casa. Allí tengo a mi familia, a todos mis amigos y habría sido bonito. Me habría encantado.

-Cuando usted estuvo la situación económica era mala, pero no mejoró mucho.

Ha sido el último club que ha sufrido esa mala gestión económica que antes otros clubes habían hecho. Sobre todo en esa zona del Levante hay clubes importantes que ahora están pasando un mal momento, ya sea Hércules, Murcia..Es importante que haya un buen trabajo y una estabilidad económica y deportiva. Ahí tienen que aprender de esos errores y asentar unas bases para poder crecer.

-Allí compartió vestuario con Héctor Hernández, que también es su compañero ahora. Es curioso que hayan coincidido tres veces, ¿no?

Al final de los años es curioso porque nos hemos movido los dos. Él pertenece al Atlético de Madrid y cada año le toca tener que desplazarse y yo estos últimos años también y hemos coincidido. Se agradece poder ver a a amigos y compañeros en clubes y poder ayudarlos a adaptarse.

-La sensación con este Málaga es que todo va rodado.

Hasta ahora no se puede haber mucha queja. El equipo sobre todo ha competido en todos los partidos y ha demostrado que es sólido y fiable. Hay que seguir por esa línea. Tampoco nos podemos relajar y pensar que hemos hecho un inicio muy bueno porque la temporada es muy larga y hay momentos para todo.

-¿Se le da valor realmente a haber ganado siete partidos de nueve?

En el vestuario creo que sí se le da valor, pero no te puedes parar a pensar en lo que has hecho. No te sirve pensar en lo que has hecho ayer para el siguiente domingo. No sé si la afición lo valora o no, pero debe hacerlo. Nosotros, hablarlo en su justa medida. Hemos hecho una cosa muy difícil, pero hay que seguir por esta línea. Se está viendo que por muy bien que hemos empezado hay equipos que siguen estando ahí detrás.

Cifu posa para ElDesmarque Málaga (Foto: Paco Rodríguez).
Cifu posa para ElDesmarque Málaga (Foto: Paco Rodríguez).

-¿Se esperaba que el equipo compitiera tan bien tras un verano donde no llegaban los fichajes?

Yo tampoco me lo he planteado. Es cierto que incluso de puertas hacia afuera sí se podía estar más dubitativo por la falta de llegada de fichajes. Viendo trabajar al equipo, no. El míster también estaba tranquilo desde un principio. Sabíamos que iba a ser un verano complicado porque un descenso tiene muchas historias. Muchos jugadores que quieren o tienen que salir y también buscas reforzarte. Creo que se ha quedado una plantilla muy competitiva, se está viendo, y no nos sorprende porque en el día a día estábamos trabajando bien.

-¿Cuál es el secreto?

Creo que somos un equipo fiable y eso nos lo da que somos un equipo compacto. Estamos bien asentados. Aunque somos un club importante en la categoría sabemos sufrir en los momentos malos, estar juntos. Somos un equipo que tiene calidad arriba y que le hemos sumado ese plus de trabajo y sacrificio. Nos sirve para que cuando no es nuestro momento poder mantener el partido donde quieres. Esas pinceladas de calidad marcan la diferencia para poder llevarnos los partidos.

-Se habla mucho de la labor de Muñiz. ¿Cómo es?

Desde el día uno que llegó dejó claras sus ideas y lo que él quería. Un vestuario limpio, unido y un equipo fuerte a nivel de vestuario, que era muy importante para él y para el funcionamiento durante la temporada. Es un técnico que trabaja, también su cuerpo técnico, bien los partidos y haciendo que todo el mundo asuma ese rol de que tiene que trabajar para el equipo. Eso ha conseguido calar en la plantilla, que hay que trabajar y ponerlo todo a disposición del equipo.

-Pese al buen rendimiento, algunos cuestionan el estilo de este equipo. ¿Qué opina?

Creo que hay que saber sacar el máximo rendimiento a la plantilla que tienes. Si defensivamente se planta bien y sabe manejar el partido en ese ámbito no necesitas un juego de posesión aplastante. El equipo tiene jugadores de calidad para dominar con el balón. Habrá partidos en los que dominemos, pero la virtud está en que cuando no dominemos con el balón sepamos que no es el momento y podamos rendir sin eso. Tener ese equilibrio de poder dominar con balón y dominar el resultado sin él.

"Puedes estar bien físicamente, pero sin confianza no salen las cosas"

-Tiene experiencia en la categoría, ¿cuáles son las claves para estar arriba en la clasificación?

Son tres tercios. El primer tercio es colocarte, el segundo aguantar y el tercero pegar el apretón. En el último lo normal es que ya te estés disputando el asunto, aunque se mueva un poco todo, con dos o tres equipos. No sabría decir cuáles son las claves, pero creo que es eso. Es importante un buen inicio porque en la temporada sabes que vas a tener rachas no tan buenas, pero para eso está el inicio, para mantenerte. En el último tienes que darlo todo, estar fuerte y apretar para llevarte el premio.

-Sorprende la igualdad que hay en LaLiga 1|2|3. ¿Sabría explicar este fenómeno?

Suena a tópico porque lo dice todo el mundo pero es la realidad. Los equipos y los jugadores son muy parejos. Hay jugadores que marcan la diferencia, pero estamos todos parejos. La diferencia no es muy grande y en el fútbol cuando es así puede pasar cualquier cosa. La diferencia la marca el plus de calidad que puedas tener y sobre todo la mentalidad y la unión del equipo.

-La mente, ¿tan importante es en el deporte profesional?

La mente creo que es importante en todo, en la vida en general. A diario en cualquier trabajo. En el deporte se refleja un poco más porque estamos más expuestos. Cuando la cabeza no te funciona bien el cuerpo no responde igual. En un deporte como el fútbol con tantas variables y en el que necesitas estar tan ágil de mente, si no la tienes clara, fría y con confianza, aunque quieras, siempre te sale mal. Parece igual que cuando tienes un mal día y no encuentras las llaves, te caes, pisas un charco...En el fútbol igual, te puedes sentir bien físicamente, pero sin confianza no te salen las cosas.

-Se le ve una persona muy zen.

Intento estar bien de cabeza. Me gusta a todos los niveles, intentar cuidarme a nivel mental y nivel físico. Sí, como dices, a nivel zen pues sí. Me gustar estar relajado porque soy una persona tranquila, que no me gusta tener la cabeza en muchos líos. Intento trabajarlo. Estoy empezando a nivel de meditación a nivel de los partidos y durante la semana para estar mejor.

-¿Qué hace para trabajarla?

En los ratos que tenemos de descanso o antes de la charla y marchar hacia el campo en vez de echar la siesta o ver cualquier cosa yo intento leer y luego me pongo algo de música. Intento limpiar un poco la mente e intentar centrarme en que estoy bien, en las cosas que debo hacer y en las cosas buenas que tengo a mi alrededor.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *