Málaga CF | Goles al primer toque y en el área, fórmula repetida
Secciones

La repetida fórmula del gol

Un contenido de:
ElDesmarque

Lunes, 19 de noviembre de 2018. 16:39
Celebración de uno de los goles de Blanco Leschuk ante el Albacete.
Celebración de uno de los goles de Blanco Leschuk ante el Albacete.

La fórmula del gol para el Málaga está clara. Ha marcado 19 goles en los 14 partidos jugados en LaLiga 1|2|3. Un promedio de 1.3 por encuentro. Cada gol vale oro, porque da 1.5 puntos para tener los 29 que permiten estar en la zona noble de la clasificación.

En esa cantidad de goles hay un patrón que se produce constantemente. Un modus operandi repetido. De los 19 goles, todos han sido conseguidos dentro del área rival. Y 18, al primer toque. Sólo el gol de Juankar, el primero de la temporada, en Lugo no fue de primeras. Se trastabilló el madrileño en el primer remate, que derivó en un control para acabar marcando.

Desde entonces, goles con la misma fórmula. Con Luis Hernández generando peligro en saque de banda, algunas jugadas a balón parado, otras de juego corrido... Pero siempre al primer toque. Desde que N'Diaye marcara el gol del triunfo en el Anxo Carro con un gran cabezazo.

La victoria ante el Alcorcón la lacró Blanco Leschuk con un cabezazo a centro de Ontiveros. Igualmente, Harper remató con la derecha de primeras un bonito pase de Pacheco para ganar en Almería y Blanco Leschuk definió a un toque el pase de Ontiveros para derrotar al Tenerife.

Balón parado

La pizarra dejó frutos ante el Córdoba. Saque de banda de Luis Hernández, toque de Blanco Leschuk y remate de cabeza de Adrián para abrir el marcador. Hicham remachó en el área pequeña el rechace del meta cordobés para el 2-0 y Ricca barrió el balón suelto para rematar con la zurda desde el punto de penalti para firmar la victoria más amplia de la temporada hasta el momento.

El 1-0 ante el Rayo Majadahonda fue con un cabezazo de Harper a centro de Iván. N'Diaye metió el balón suelto en el área de Riazor para el empate en La Coruña y Blanco Leschuk, con el pie y con la cabeza, obró al primer toque la remontada ante el Albacete.

Ante el Numancia, los goles llegaron de igual manera con Blanco Leschuk de protagonista. El tanto de Pau Torres en El Sadar y los de Koné y Juanpi en El Molinón repitieron molde, como los de Koné y Adrián contra el Nàstic.

Ha habido disparos lejano, sobre todo de Ontiveros, que han rozado el gol. Pero no se ha estilado la conducción o la jugada personal en el Málaga hasta el momento para perforar la meta rival. Recursos que deberán sumarse, seguro, en el futuro próximo.

 

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ElDesmarque te avisa si pasa algo importante

¿De qué quieres que te informemos?