Secciones

El túnel de Blanco Leschuk

Un contenido de:
J. M. N.

Martes, 08 de Enero de 2019. 12:49
Blanco Leschuk celebra el gol ante el Tenerife.
Blanco Leschuk celebra el gol ante el Tenerife.

Es una de las piedras angulares de este Málaga. Blanco Leschuk forma parte del esqueleto de Juan Ramón Muñiz, donde se coloca como el tercer futbolista con más minutos en sus piernas, sólo por detrás de Pau Torres y Ricca. Seguramente, se trata de los fichajes que ofreció mejores prestaciones tras 20 partidos de LaLiga 1|2|3. Punta de la pirámide que dibuja el equipo en el césped, se trata del jugador que más puntos dio. No obstante, el argentino entró en un túnel en el que, por el momento, no ve hilo de luz.

El delantero de Mendoza es valorado más allá de su capacidad goleadora, ha demostrado tener herramientas fiables más allá que el remate a puerta. Sucede que lo más atrae del atacante es su eficacia. Salvo imprevisto, acabará la primera vuelta liguera como el máximo goleador de la plantilla con seis goles. Aunque no marcó a domicilio, en La Rosaleda se mostró certero. Un talismán, junto con Harper, para el equipo. La realidad es que la pólvora se mojó. Blanco Leschuk lleva más de dos meses anotar un gol, los últimos se los marcó al Numancia el 29 de octubre de 2018. Una sequía prolongada, antes tuvo una que llegó a cinco choques, que se extiende hasta nueve partidos. Llama la atención porque en este tramo falló algún penalti y estrelló varios disparos con el palo.

Sobrevivió, como pudo, el Málaga al fenómeno. Su ratio ofensivo bajó a menos de un tanto por encuentro (8/9). Un porcentaje muy bajo y que es uno de los motivos que explica la caída de los blanquiazules en la clasificación. Tres victorias, dos empates y cuatro derrotas para pasar del liderato al cuarto puesto en la tabla. Es el verdadero impacto de Blanco. Lo único que amortiguó el desplome fue la rentabilidad de los goles anotados, donde el club de Martiricos es el mejor de la categoría de plata. Un sello made in Muñiz.

"Los delanteros funcionan así. Hay momentos en los que la portería es grande y otras pequeña. Lleva un buen número de goles, marcará un buen número de goles y puede llegar a marcar diferencias porque hace muchas cosas bien”, explicaba el técnico asturiano, en palabras de apoyo el delantero malaguista, ya sumergido en esta dinámica a la baja.

Seleznyov ofrece competencia

Esta dependencia del argentino, además de la lesión de Koné y la poca confianza en Héctor Hernández, provocaba que una de las asignaturas claves en la ventana invernal para la dirección deportiva fuera reforzar el ataque. Llegó Seleznyov, aunque aún no es oficial. El ucraniano aterriza para ofrecer más competencia en un frente de ataque donde Harper y Blanco Leschuk tienen pocos contendientes. Con esta nueva pieza, Muñiz, que lo conoce bien de su etapa en Rusia, tendrá una alternativa más para paliar los valles por los que pasan los futbolistas.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *