Málaga CF | Caso Boulahroud | Nabil Baha, mediador en Marruecos

Baha, el mediador del Málaga en el ‘Caso Boulahroud’

Un contenido de:
D. Marín

Sábado, 16 de febrero de 2019. 17:14
Boulahroud con Nabil Baha en el FUS Rabat.
Boulahroud con Nabil Baha en el FUS Rabat.

El 'Caso Boulahroud' es uno de los más inverosímiles que se recuerdan por estos lares. Ocurrió una situación parecida en 2015 con Bobley Anderson, cuando volvió a Costa de Marfil por Navidad y no pudo regresar a corto plazo a Málaga al serle sustraída la documentación. En este caso se trata de algo parecido en el fondo, ‘Boula’ fue a su país a renovar su visado de trabajo caducado y, lo que debía ser trámite de un día, ya va para tres semanas. En todo este tiempo, el mediador de su caso ha sido Nabil Baha, exjugador del Málaga y segundo entrenador del FUS Rabat, equipo del que procede el joven marroquí.

La relación entre ambos es muy estrecha, y, ante la ausencia de retorno desde Martiricos, ha sido Baha el que ha amparado a Boula en algunas cuestiones legales y el que ha emitido las informaciones sobre su situación a algunos responsables del club blanquiazul, entre ellos Muñiz, que ayer sin decir su nombre reconoció que “he hablado con gente muy cercana a él que le está intentando solucionar el problema. No es una persona del club, es una persona de allí pero que todos conocemos, que trabajó aquí. Y he hablado con él para ver cómo se puede solucionar, él tiene allí alguna relación y nos está intentando echar una mano, pero parece que es un problema que se debe solucionar desde aquí”.

Es por eso que en los últimos días en el club han asumido activamente el problema. Tarde, pero parece que ahora sí con visos de solución a corto-medio plazo. La entidad blanquiazul se ha puesto en contacto con la embajada en Marruecos a través de los contactos de Baha allí y se espera que en los próximos días se trate el asunto directamente con el cónsul español. La visita del Rey de España Felipe VI a Rabat ha demorado los contactos pertinentes para desbloquear la situación.

Mientras, Boulahroud se ejercita en solitario, con sesiones de mañana en la playa y por la tarde en el gimnasio del FUS Rabat, su anterior club. El jugador, bastante contrariado por la situación, se esmera por no perder la forma y poder volver en las mejores condiciones posibles tras esta desconexión que aún no tiene fecha de arreglo. Curiosamente, la sanción de Keidi Bare y la lesión de Lacen la hubieran abierto alguna puerta al equipo este fin de semana en Majadahonda, pero por una cosa o por otra no está siendo el año de Boula, por quien el club desembolsó este verano 0,6 millones de euros.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *