Secciones

Diego González: “En la Universidad soy estudiante, no futbolista”

Un contenido de:
Daniel Marín

Miércoles, 27 de Marzo de 2019. 20:05

La cita es a las 17:00 horas en la Facultad de Psicología y Logopedia, ubicada en pleno corazón del Campus de Teatinos. Por los pasillos discurre un trasiego de alumnos, es la hora del descanso, del cambio de aulas, del pitillo en el patio y del café 'abreojos' en una barra atestada. Entre la marea de estudiantes aparece Diego González con mochila a los hombros, camiseta de los Warriors y una sonrisa sureña. El día está siendo largo para él, con entrenamiento desde muy temprano y varias horas de clases. Cursa el segundo cuatrimestre de Primero de Psicología y se desenvuelve por la facultad igual de bien que en el centro de la defensa del equipo. Unas fotos en la entrada de la veterana Ciencias de la Educación, un paseo por la completa biblioteca, saludos pertinentes con Raquel, jugadora del Málaga Femenino y estudiante de Magisterio, y más flashes ante el asombro de sus compañeros de aulas.

La primera impresión es que a Diego González le encanta pasar desapercibido en la UMA. Le sonroja sentirse protagonista donde se ve como uno más. Afronta con la naturalidad pertinente su rol de universitario y se nota que lo disfruta. Allí tiene sus amistades, su propio círculo, y se muestra como un apasionado de la psicología, ciencia cada vez más integrada al deporte profesional. La entrevista se lleva a cabo en el aula 0.07, que no acogerá ninguna clase en toda la tarde. Durante la charla a pie de pupitre (vídeo superior) conocemos la vertiente académica del central chiclanero del Málaga y cómo la compagina con la vida de jugador profesional. Futbolista y universitario, se dice fácil pero no lo es, sobre todo en las temidas épocas de exámenes, en las que alterna apuntes con balones y en las que soporta la autoexigencia de las evaluaciones con la responsabilidad de la élite.

Diego González, entrando a una de las aulas de la facultad (Foto: Paco Rodríguez).
Diego González, entrando a una de las aulas de la facultad (Foto: Paco Rodríguez).

¿Cómo es un día normal en la vida de Diego González, le da tiempo a todo?

Lo llevo muy bien porque por la mañana hago lo que más me gusta, que es jugar al fútbol, con un vestuario bueno y con compañeros buenos. Eso lo facilita todo. Y por la tarde vengo a la Universidad, a clases. Estoy matriculado en la mitad de las asignaturas y estoy muy contento también de conocer gente y de abrirme a otros ámbitos que no sean sólo de fútbol.

¿Cómo fue lo de matricularse este año en la UMA?

A mí siempre me ha gustado la psicología y mi madre y mi hermano siempre me han insistido en que, si podía, debía hacer algo más por las tardes. Este era un buen año para ello. No me arrepiento, estoy muy contento. Tenía motivación por hacerlo y estoy muy a gusto.

¿Cómo lo compatibiliza?

Hay días, como los lunes cuando jugamos, en los me pierdo algunas clases, pero le pido los apuntes prestados a algún compañero, por ejemplo a Juande, que está en el Malagueño. Y en los exámenes es cuando más se aprieta y cojo el libro varias horas al día. Pero al final todo tiene recompensa.

De modo que Juande del filial es compañero suyo.

Así es, es central y estudiante como yo. Entre los dos nos organizamos, es un buen chaval, muy agradable. Nos parecemos mucho en el fútbol y en lo académico.

¿Y las notas?

He aprobado todas las que tenía este cuatrimestre… ¡Y con buena nota! Me sorprendió y me refuerza el esfuerzo que hago, así que genial.

"He aprobado todas las que tenía este cuatrimestre… ¡Y con buena nota! Me sorprendió y me refuerza el esfuerzo que hago, así que genial"

Diego González ojea un libro en la biblioteca del centro (Foto: Paco Rodríguez).
Diego González ojea un libro en la biblioteca del centro (Foto: Paco Rodríguez).

¿Por qué psicología?

Desde siempre me ha llamado la atención la mente humana. Al final pasa todo por ahí, tanto lo bueno como lo malo.

¿Qué vida es más dura la de universitario o la de futbolista?

Buena pregunta (risas). Yo antes de la Universidad creía que la vida de universitarios era una pedazo de vida porque veía a mis amigos día a día, pero es verdad que en la época de exámenes, cuando hay que apretar, hay que apretar y es duro, porque yo tenía la mitad de asignaturas y no veas. Pero luego ellos los fines de semana pueden hacer otras cosas… Así que diría que la vida del futbolista, al menos en mi caso y en esta carrera, es más comprometida. Tambiésn es la ambición que te marques.

¿Prefiere estudiar o correr?

¡Esa es buena! (Lo piensa) Yo prefiero correr (risas).

¿Estudiar o correr?

¡Esa es buena! Yo prefiero correr (risas).

¿Qué asignatura le gusta más en este primer curso?

En este primer cuatrimestre Psicología Social, también porque me gustaba el profesor y cómo lo explicaba. Y este cuatrimestre me está gustando también Psicología de la Motivación y las Emociones. ¡Está chulo!

¿El fútbol y la psicología están unidas?

Creo que la psicología está en todos los ámbitos, en cualquier trabajo, en cualquier aspecto. ¡Es lo que mueve tu cabeza!

La figura del psicólogo es cada vez más común en el deporte profesional y en los cuerpos técnicos de los equipos.

Siempre está bien dejarse aconsejar por alguien que puede verte desde fuera y con perspectiva. Creo que es de ser agradecido escuchar los consejos de esa persona. Y más si en su ámbito es un profesional. Ayudar ayuda seguro.

Antes, durante la sesión de fotos en el centro, se ha ruborizado. ¿Suele pasar desapercibido en la Universidad?

Aquí sí. Poca gente sabe que juego al fútbol, y eso me gusta, porque aquí me gusta ser estudiante, estar como cualquier chaval y hacer amistades que te refuercen.

Diego González, en el aula donde se desarrolló la entrevista (Foto: Paco Rodríguez).
Diego González, en el aula donde se desarrolló la entrevista (Foto: Paco Rodríguez).

¿Se pone más nervioso antes de un examen o antes de un partido?

La verdad que en ambas siempre hay tensión previa. Es buena esa tensión porque te hace estar activo, concentrarte más y poner mayor énfasis en lo que haces. Esa tensión te facilita lo demás, es positivo. Así que ambas cosas.

¿Son más flexibles los profesores o Muñiz? Alguna vez llegó tarde a entrenar tras un examen.

(Risas). Sinceramente, en ambos aspectos he dado con un grupo bueno, tanto de profesores como de cuerpo técnico, y eso te ayuda a estar más en tu ambiente. Ayudan bastante todos.

¿Se siente un 'rara avis' al ser futbolista y universitario?

No lo pienso, vengo a clase como si fuera al colegio. Intento aprender y disfrutar con los amigos que tengo aquí.

Pero en los viajes seguro que alguna broma caerá cuando aparezca con los apuntes…

Alguna broma hay, pero también hay compañeros que disfrutan leyendo, o Seleznyov que está también estudiando el idioma y ahí está el tío (más risas).

¿Cuáles son sus planes de futuro tras el fútbol, más fútbol o psicología?

Ahora mismo no me lo planteo mucho, pero me gustaría una clínica para ayudar a personas con problemas de cualquier ámbito. Me gusta ayudar.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ElDesmarque te avisa si pasa algo importante

¿De qué quieres que te informemos?