Málaga CF | Nueva oportunidad para los menos habituales con Víctor

Nuevas balas para los menos habituales

Un contenido de:
ElDesmarque

Miércoles, 17 de abril de 2019. 21:26
Diego González y Keidi Bare, a pleno rendimiento.
Diego González y Keidi Bare, a pleno rendimiento.

"Cada vez que hay un cambio de entrenador se reactiva el ordenador de todos, todos parten con las mismas posibilidades", argumentaba Víctor Sánchez del Amo cuando era cuestionado por la gestión de los futbolistas de los que dispone. Un mensaje directo hacia la plantilla del Málaga, que también se juega mucho en este final de temporada. El técnico madrileño le abrió la puerta a la totalidad del plantel blanquiazul, lo que supone una nueva bala para los menos habituales bajo el mandato de Juan Ramón Muñiz. Tampoco le puso diques a La Academia, de la que ya está haciendo uso en los entrenamientos diarios en el Ciudad de Málaga. Aquí un repaso a las situaciones de algunos de los jugadores que suman menos minutos hasta este momento.

Kieszek: Hasta la fecha su papel fue el de suplente de Munir. Cuando el marroquí se marchó por compromisos internacionales el polaco respondió y ofreció seguridad bajo palos. Aunque la muestra es baja, el equipo cosechó buenos resultados con él en el césped en liga. Aún está por ver si Víctor respetará las jerarquías que había a su llegada en la portería o decide intercambiar roles.

Lombán: Llegó con el mercado de verano cerrado en condición de jugador libre y tuvo apariciones discontinuas. 200 minutos en seis partidos, con dos titularidades. No se mostró inseguro, pero tampoco aportó la fiabilidad que se esperaba de un central que venía de ser importante en Primera División. En la zaga hay una fuerte competencia y los galones estaban repartidos, pero el asturiano también parte de cero para hacerse un hueco.

Miguel Torres: Su caso es el más particular. El único jugador de campo de los que empezaron el curso que aún no disputó un sólo minuto. El entrenador le conoce bien de anteriores etapas y ya le halagó en su presentación. Es uno de los casos más evidentes de futbolistas que pueden reengancharse para la causa del ascenso. Dependerá de su forma física después de tantos meses sin competir, aunque Víctor aseguró de forma rotunda que está al 100%. Está por ver si aún llega a tiempo para aportar en una campaña crucial para el club.

Brezancic: La semana que se le esperaba como titular, lo que hubiera supuesto su debut como malaguista por sanción de Ricca, se lesionó en el sóleo. Aún no volvió al grupo y lleva más de una semana al margen. Si se pone en un tono óptimo pronto le pondrá competencia al uruguayo, que disimuló con efectividad de cara a puerta algunas lagunas defensivas notables. Acusó, como el colectivo, falta de regularidad.

Diego González: Empezó un paso por detrás de Pau Torres y Luis Hernández, pero aprovechó la ausencia del madrileño para demostrar sus cualidades. La continuidad le dio seguridad y confianza al gaditano, que venía disputándole en las últimas jornadas el puesto a ambos. Está por ver cómo los ve Víctor y cuáles son sus centrales de inicio.

Boulahroud: Una de las grandes decepciones de la temporada. Una inversión potente en la primera piedra del proyecto, que no ha respondido sobre el césped. Jugó de titular en El Molinón y aunque no hizo un mal encuentro, desde entonces no volvió a jugar más. Tuvo problemas con el visado para volver después de Navidad y no salió del ostracismo después. Parece difícil de recuperar, pero tiene una buena oportunidad para volver a contar.

Keidi Bare: Debutó en Gijón, pero fue en Zaragoza donde de verdad comenzó a consolidarse. Tuvo un buen tramo ahí el albanés, que era fundamental para Muñiz en la medular. La derrota frente al Osasuna le pasó especial factura a él, que quedó señalado en los goles. A raíz de ese encuentro perdió protagonismo e incluso ante el Extremadura fue el descarte. Hay que esperar para ver qué quiere Víctor del centrocampista, con el que se veía sonriente en una imagen que publicó el club de Martiricos en redes. Ofreció herramientas que tienen pocos jugadores en la plantilla.

Hicham: El nuevo entrenador sacó su nombre en su puesta de largo. Hizo de revulsivo al inicio y desapareció. Volvió el pasado sábado y dio batalla en la banda. Tiene esa marcha más que marca la diferencia, pero debe encauzar esa energía. Si el técnico madrileño encuentra la vía para aprovecharlo puede ser útil en unos extremos muy poblados. Lleva entrenando toda la semana con el primer equipo.

Seleznyov: Uno de los deseos expresos del entrenador saliente. Apostó por él, pero llama la atención que no entró en su última lista antes de marcharse. El ucraniano, de momento, no respondió a lo que se esperaba con su fichaje. No estrenar su cuenta goleadora es un lastre significativo. Demostró que puede ser la referencia o jugar con otro delantero al lado. Perdió ocho kilos, lo que es una prueba de que mantiene la ambición. Hay incertidumbre por comprobar qué le depara la llegada de Víctor a su figura.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te avisamos de tus noticias favoritas

Suscríbete gratis y te llegarán las alertas con las noticias que más te interesan.

Elige lo que más te gusta: