Alcorcón - Málaga CF | Víctor empieza a mostrar su libreto

El esbozo del nuevo libreto del Málaga

Un contenido de:
Alberto Rubio

Sábado, 20 de abril de 2019. 13:47
Adrián controla el balón cerca de N'Diaye (Foto: LaLiga).
Adrián controla el balón cerca de N'Diaye (Foto: LaLiga).

Un único encuentro es muy poco para sacar conclusiones y valoraciones, pero Víctor sólo ha necesitado noventa minutos al frente del banquillo del Málaga para que su equipo mostrase una imagen diferente en el campo. En la victoria en Santo Domingo  ya se han podido visualizar algunas de las pautas que trae el madrileño apuntadas en su libreto.

El sistema

El dibujo con el que Víctor dispuso a sus jugadores de salida fue un 4-1-4-1 muy fluctuante, que era muy claro con posesión de balón, quedándose Keidi Bare como eje y adelantándose tanto Adrián como N’Diaye, que retrasaban su posición cuando el Alcorcón era dueño del esférico, reforzando más el mediocampo, formándose un 4-3-3.

También las bandas variaron, sobre todo en su zona de acción. Los laterales se incorporaron menos al ataque al mismo tiempo que los extremos bajaron también menos, provocando que, cuando el Málaga recuperaba el balón, estaban en mejor disposición ofensiva y no tan retrasados. Fue muy claro en el arranque del segundo tiempo, donde no dudaba el técnico en dejar arriba a Renato Santos y Ontiveros acompañando a Blanco Leschuk.

Protagonismo con el balón

El Málaga quiso controlar el partido desde la posesión. Incluso la novedad más destacable en el once titular, la presencia de David Lombán, refería a este hecho, ya que es un central con buena salida de balón, algo que descolocó a la presión que quiso hacer Cristóbal Parralo sobre Keidi.

Víctor quería tener el balón y no dudó en ir a buscarlo, incluso en presión a campo contrario. Cuando lograba robar la pelota, se encontraba el Málaga en campo rival y ya con varios hombres, por lo que sus llegadas al área eran más habituales.

Más presencia en el área

Hemos visto durante la temporada multitud de centros al área rival donde Blanco Leschuk era un islote entre varios defensores rivales. Incluso se apreciaba como, cuando el argentino caía a los costados, costaba ver a compañeros llegar a ocupar su posición en zonas de remate.

La consigna de Víctor es clara con N’Diaye y Adrián, ambos deben pisar área cuando llegue un balón colgado. Este hecho fue clave en el segundo gol, cuando Blanco, al recoger una pelota dentro del área y de espaldas a portería, tenía diferentes opciones de pase, cediendo a Adrián para que este anotase.

Sin repliegue en ventaja

El técnico madrileño no quiere que su equipo defienda la ventaja en el marcador a partir de atrincherarse. Después del primer gol de Ontiveros, el Málaga no cedió metros e intentó mantener el mismo tono de partido, presionando arriba y siendo ambicioso.

Incluso en los momentos de mayor agobio en el arranque del segundo tiempo, Víctor mantuvo a los extremos cerca de Blanco Leschuk, lo que sirvió para poder armar un buen contragolpe que finalizó en el gol de Renato Santos y, prácticamente, la puntilla al partido.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te avisamos de tus noticias favoritas

Suscríbete gratis y te llegarán las alertas con las noticias que más te interesan.

Elige lo que más te gusta: