Secciones

La presión extra de las amortizaciones

Un contenido de:
A. G.

Miércoles, 26 de Junio de 2019. 21:37
Caminero, en el Ciudad de Málaga.
Caminero, en el Ciudad de Málaga.

El Málaga tiene por delante un largo y arduo verano de planificación de un proyecto que parte con una nueva realidad mucho más austera y condicionada por los importantes recortes económicos que tiene que asumir el club. La reducción más sustancial estará en el límite salarial, que se reducirá prácticamente a la mitad, lo que obligará a los dirigentes blanquiazules a llevar a cabo una profunda y dura renovación en la plantilla.

Y en esas están en La Rosaleda, conscientes de que una buena gestión de la 'Operación Salida' es imprescindible para construir un proyecto con un mínimo de garantías. La rebaja salarial será, por tanto, uno de los grandes obstáculos que deberán sortear Caminero y Joaquín Jofre, los brazos ejecutores del proyecto. Pero dicho margen salarial acarrea consigo un condicionante que va a marcar, sin duda, la planificación: las amortizaciones.

El Málaga cuenta actualmente con 11 jugadores en plantilla por los que pagó alguna cantidad en concepto de traspaso: Ricca, Michael Santos, Keko, Tighadouini, Diego González, Renato Santos, Boulahroud, Luis Hernández, Rolón, Cecchini y Gönen. Dichas compras suponen una carga económica en el margen salarial del club en concepto de amortización. La cifra de estas amortizaciones se obtiene en función del coste de cada traspaso y de los años de contrato suscritos con cada futbolista. Así, por Michael Santos, por ejemplo, por quien el club pagó cerca de 4,5 millones y que firmó un contrato por cuatro años, el Málaga debe asumir una amortización anual en torno a los 1,1 millones.

Un hándicap importante

De este modo, los 11 jugadores por los que hubo que asumir un traspaso suponen una carga en amortizaciones para esta próxima temporada que supera los seis millones de euros. Si las estimaciones hablan de que el Salario Liga del Málaga estará fijado sobre los 12 o 13 millones aproximadamente, dicha cantidad supone casi el 50 por ciento. Una losa muy pesada a la hora de iniciar un proyecto.

A día de hoy, el club supera con creces (por más del doble) el coste salarial de la plantilla con respecto al tope previsto para el próximo curso, por lo que de hacer alguna incorporación, el jugador en cuestión no podrá ser inscrito en LaLiga hasta que el Málaga no se ajuste a sus parámetros salariales del curso 2019-20. A diferencia de las compras, si hay ventas, todo el importe a computar en positivo en el Salario Liga se aplicaría en la temporada en cuestión (si el club vende a Ontiveros por el importe de su cláusula, 7,5 kilos a día de hoy, se sumarían al tope salarial de esta próxima temporada). De ahí la necesidad de obtener réditos en forma de traspasos para mejorar la economía del club y aliviar los problemas que la entidad va a tener que afrontar para estructurar salarialmente la plantila.

2 comentarios

  1. Juan

    Y Gracias también al gran presidente que tenemos el cual nos va llevar a la ruina y como siga más tiempo no deja ni el solar. Al thani vete ya.

  2. Manu Rodia

    Todo ello, gracias al incalificable de Francesc Arnau. Una gestión de pena de cárcel. En USA, sería de silla eléctrica.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ElDesmarque te avisa si pasa algo importante

¿De qué quieres que te informemos?