Secciones

Daniel, maño y malaguista por Blanco, cumplió su sueño en Huesca

Lunes, 07 de Octubre de 2019. 11:29
Daniel Lezcano se llevó los guantes de Munir.
Daniel Lezcano se llevó los guantes de Munir.

El pequeño Daniel Lezcano, a sus ocho años, le pueden los nervios cada vez que juega el Málaga CF. Desde la lejanía, este pequeño malaguista -aunque nacido en Zaragoza- no se pierde ni un partido de los de Víctor Sánchez del Amo. Ahora, su ídolo es Munir; el curso pasado, Blanco Leschuk. De hecho, Daniel se hizo blanquiazul porque un día, viendo un partido del Málaga, se enamoró del juego del delantero. Y hasta ahora. Cuenta su madre que sólo juega con el Málaga a la consola, que continuamente pide ir a ver al cuadro costasoleño. La visita a La Rosaleda aún está pendiente, pero esta semana ha tenido doble ración de malaguismo.

Porque Daniel estuvo en La Romareda y también en El Alcoraz. Este domingo, gracias a la buena fe del club y de Munir, que cedió dos entradas para que pudiera ver en directo a su equipo. Un detalle que vino después de que Daniel acudiera al campo del Zaragoza cartel en mano, en el que pidió los guantes a Munir. No hubo suerte, pero sí que varios futbolistas del Málaga, además de Víctor, tuvieron a bien fotografiarse con él. Una tarde inolvidable para Daniel, que insistió en ir a Huesca... aunque cuando ya no quedaban entradas.

Daniel Lezcano, con una pancarta en La Romareda en la que pidió los guantes a Munir.
Daniel Lezcano, con una pancarta en La Romareda en la que pidió los guantes a Munir.

Por ello, su madre, que cuenta que su hijo no paró de oler y besar la camiseta del Málaga cuando se la regaló, movió cielo y tierra hasta que logró su propósito. No faltó a su cita en El Alcoraz Daniel, aunque el resultado no acompañó. Su nuevo ídolo, al menos, detuvo un penalti y le dio una pequeña alegría. Fue la única buena noticia que se llevó de vuelta a Zaragoza. Bueno, una buena noticia y un regalo en forma de guantes. Los que él quería, los de Munir.

Nada más acabar el choque, y después de que algún jugador como Cifu se acercara a su zona, Daniel fue hasta el autobús del equipo. El arquero marroquí, nada más verlo, acudió a su encuentro y le regaló sus armas de juego, además de firmarle su camiseta blanquiazul. Estuvo cariñoso con él, departió durante unos minutos y se montó en el bus. De allí se marchó Daniel, con una derrota pero con los ojos brillantes del niño que se sentía el más afortunado del mundo.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ElDesmarque te avisa si pasa algo importante

¿De qué quieres que te informemos?