LaLiga SmartBank
Málaga
1-0, min. 27: Sadiku
2-0, min. 76: Sadiku (p)
2-0
Jornada 19
06 de diciembre de 2019
21:00
Tenerife

Martiricos también se ilumina

Viernes, 06 de Diciembre de 2019. 22:52

Un viernes de puente, con mil y un planes por hacer. Con la calle Larios abarrotada para contemplar unas luces de Navidad de diferente diseño, pero con el mismo enganche. A escasos kilómetros La Rosaleda también se iluminó, con un Sadiku diferencial. Con más de 14.000 almas, la victoria también es suya, alentando. Dos goles del albano, que ya lleva seis, dieron el cuarto triunfo de la temporada. Se echaba de menos ganar y se notó, parecían más que tres puntos. Realmente lo son. Devuelven la sonrisa al Málaga CF y hunde más al Tenerife, un enemigo directo. En mitad de las nubes, algo de luz para no perder la esperanza y creer.

La celebración del gol de Sadiku.
La celebración del gol de Sadiku.

Hay medias verdades en el discurso único del Málaga, el que sale de Martiricos hacia afuera. Es cierto que el equipo genera ocasiones, de hecho, ante el Tenerife venían en cascada en el inicio. Los números no mienten, suelen sentar cátedra. Se le puede rebatir, también se le suele, con lo sensorial. Con el análisis. Siete acercamientos, todos disparos menos un cabezazo estéril de Antoñín, en menos de media hora. El palmillero ponía el desborde y la chispa por la derecha, en sus piernas y su cabeza hay algo diferente. Se vivía en el campo de los isleños y el dominio era claro. Resulta que Ortolá apenas tenía que demostrar que fue un portero que hace no tanto estaba en la élite. El tino era escaso. Había aplausos, pero no 'uys'.

Casualidades del destino, la primera clara cayó del cielo. Tras un córner un balón quedó suelto en el área y lo pescó el único hombre que lleva el gol en sus venas. Un zurdazo de Sadiku fusiló al portero tinerfeño, que apenas pudo ver cómo le pasaba una bala por encima de la cabeza. En los pies del albano se vive mejor, con cinco víctimas para presumir. Braceaba Baraja en la banda, hervía La Rosaleda y el conjunto malagueño era una piña en uno de los córners. Puso la pica en el puerto y contemporizó el Málaga, que había ido con el puño hincado hasta entonces. Poco exigió el Tenerife, que se asomaba poco por las tierras de Munir.

Pacheco, en una acción.
Pacheco, en una acción.

Perdió revoluciones el duelo, las perdió el Málaga. Premiaba estar bien posicionado, no equivocarse. Un lógico miedo a perder un botín que tanto cuesta rascar. Ganó algunos metros el Tenerife, obligado a poner más fichas sobre la mesa. Lo agradecían los de Víctor, que cuando podían ponías la autovía para sus velocistas. Era curioso ver a Cifu cruzarse el campo como si corriera los 100 metros lisos cuando había que salir a la contra. También se explotaba a Juankar, más cómodo con alguien por detrás. Le exime de labores defensivas y aprovecha más su arranque y velocidad punta porque tiene que andar menos metros.

Había poco oro ahí. El entrenador blanquiazul movió un poco el árbol y dio entrada a Benkhemassa y Renato, para pasar a un 4-4-2 clásico. Antoñín también cogía oxígeno al irse de la banda, donde agitó, agitó y agitó. De pronto, tras una buena jugada del canterano, que había dejado detalles de futbolista que tiene una marcha más, Ais Reig se dirigió hacia la televisión a pie de campo del VAR. Revisó el colegiado, que vio mano de Javi Alonso en una disputa con Juankar. Pronto cogió el balón Sadiku, el héroe de la noche. Intentó Ortolá ponerlo nervioso, pero un hombre que creció en la guerra no conoce eso ni el medio. Templanza, gol y sentencia. El Málaga respira.

Todos los resultados en https://resultados.eldesmarque.com

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *