Otro reto del Málaga: mantener cuatro tapetes en tiempos de coronavirus

Jueves, 16 de Abril de 2020. 21:08

Aunque el balón haya dejado de rodar momentáneamente, en el Málaga CF hay algunas actividades que no han cesado su actividad. El mantenimiento, el cuidado del césped y la seguridad continúan en servicios mínimos en el estado de alarma por el coronavirus. Uno de los retos en esta cuarentena es mantener cuatro tapetes en perfecto estado (ver en la foto superior). Serían el caso de La Rosaleda, su Anexo, el Ciudad de Málaga y los campos de La Federación Malagueña de Fútbol. También habría que añadir El Viso. Son las instalaciones de las que hacen usufructo el primer equipo, el filial, el femenino y La Academia. Un desafío mayúsculo, más con la posibilidad de que no vuelva a haber competición de fútbol no profesional.

La hierba se cuida, si cabe, con más mimo. Los especialistas, que la catalogan como un 'ser vivo', son conscientes de que cualquier mínima desaplicación puede tener terribles consecuencias como por ejemplo aparición de lombrices, hongos u otras enfermedades. En definitiva, con el césped, que es una hierba deportiva más frágil que la de jardín, es básica esa labor de mantenimiento. Se hacen tareas de escarificado (pasar la cuchillas) para arañar el terreno de forma artificial, con la finalidad de quitarle densidad, y oxigenarlo, de pinchado y también se hace una bajada de corte (está a 15 milímetros y en días de partidos debe superar los 20 mm como mínimo y no sobrepasar los 30 mm como máximo en la hierba de invierno, y entre 15 y 20 en la de verano) con el objetivo de que el sol tenga más impacto en el firme. También ayuda a que se active la hierba bermuda (la de verano) y que le gane terreno a la Ray grass (la de invierno), que es la que tiene el dominio ahora mismo.

Es uno de los consejos que ha dado a los clubes LaLiga, con la que se está en permanente contacto por videollamadas. La patronal es consciente de que está incertidumbre rompe la planificación de las empresas, en el caso del Málaga es Royalverd, y que se puede perder calidad. La posibilidad de que casi se solapen el fin de una temporada y el principio de otra hace que el proceso de transición de Ray grass a hierba bermuda sea muy complejo. Un escenario sin precedentes, de hecho. Hay que tener en cuenta que el nacimiento de una semilla de la segunda tarda entre ocho y nueve semanas para estar totalmente adulta, teniendo también en cuenta que luego hay que hacerle un aporte con más semillas para conseguir cubrir todo el terreno de juego.

Un trabajo previo muy valioso

Puede darse la circunstancia de que un campeonato termine en julio y el otro empiece en agosto, lo que serían cuatro semanas. Por eso, el equipo de mantenimiento que trabaja en La Rosaleda (lo hace en turnos para evitar el contacto) ha tomado la estrategia, aconsejado por la entidad que preside Javier Tebas, de estimular la hierba de verano, que se encuentra en dormancia, y así intentar que las dos convivan en ese periodo de cambio. El asunto es que el Ray grass, con el que se acabará la temporada si se retoma el fútbol, no sobrevive a las altas temperaturas que podrían darse en junio o julio en la Costa del Sol. Este trabajo previo tiene un valor doble.

Es una labor que también se hace en el resto de instalaciones que utiliza el primer equipo o el filial, como el Anexo de La Rosaleda, el Ciudad de Málaga o el campo de la Federación (ver en la imagen superior con el proceso de escarificado). Suelen ser utilizados para los entrenamientos por lo que el césped suele sufrir más y se está recuperando mucha hierba muerta en zonas como las áreas o las porterías en este parón competitivo. Es una de las pocas partes positivas.

Preparados para un hipotético regreso

Se piensa en el presente, pero también en futuro a corto plazo. Hay mucha incertidumbre y pocas certezas sobre la vuelta del fútbol, pero debe haber una planificación para todos los escenarios. En La Rosaleda sabrán que una vuelta a los entrenamientos traerá un mayor trabajo con el césped porque los entrenamientos serán más largos. Existe la posibilidad de que se realicen en grupos pequeños, por lo que habrá más trasiego y durante más tiempo sobre la hierba. El cuidado deberá ser aún más intenso. También porque el calendario se va a comprimir y habrá más partidos en Martiricos.

Imagen actual de los diferentes campos del Málaga.
Imagen actual de los diferentes campos del Málaga.

1 comentario

  1. MALAGUISTA C X C

    No se para qué tantos terrenos de juego si la próxima temporada lo más probable es que el Málaga no pueda ser inscrito a la Liga.
    Si el Málaga no consigue 15 millones para julio, cosa alto difícil con la crisis por el COVID-19, los únicos partidos que jugará serán las 11 jornadas de Liga que restan si es que se juegan, y si se juega será a puerta cerrada.
    La única solución es que algún inversor intervenga, con el beneplácito del jequevirus, el cual no está por la labor. La cosa está complicadilla.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *