Portero-delantero: cuando Julio Iglesias coincidió con Darío Silva en La Rosaleda

Un contenido de:
D.M.

Martes, 28 de Abril de 2020. 20:08
Julio Iglesias y Darío, junto a María Urda o Mariano Santiago, empleados del club de la época.
Julio Iglesias y Darío, junto a María Urda o Mariano Santiago, empleados del club de la época.

El palco de La Rosaleda, de la antigua y de la nueva, ha dado para muchas caras conocidas y para muchas historias. Algunas confesables, y otras, sobre todo de zonas de antepalcos, tal vez menos. Hábitat social, de encuentros privados y públicos, de canapés, de abrazos y apretones. Martiricos, casi octogenario, ha acogido en su zona noble a todo tipo de personalidades, pero aquella noche en la que coincidieron Julio Iglesias y Darío Silva fue especial.

Singulares ambos, sin duda, posaron para una foto que hoy rescatamos en nuestras diarias ‘Historias de una cuarentena’. “Eran los años de Puche como presidente, un partido entre semana y el rival, el Real Madrid”, recuerdan entre dos de los protagonistas de la imagen, en los extremos, los entonces empleados del club María Urda y Mariano Santiago. Julio Iglesias, que tenía casa en la provincia, se encontraba en Málaga por un concierto y no dudó en acercarse a La Rosaleda para ver al equipo en el que jugó como portero (llegó a debutar con el Real Madrid con 19 años y fue compañero de vestuario del exmalaguista Manolo Velázquez).

El caso es que el afamado cantante, que ya había conquistado La Rosaleda en un concierto que ofreció en 1983, no dudó en posar junto a Darío Silva y a un socio empresarial de éste en la antigua zona de antepalcos, junto al bar. Detrás de ellos se aprecia la escalera por la que se accedía al palco de autoridades de Martiricos antes de su completa remodelación. Ahora, con la digitalización de las fotos y con las redes sociales, son más comunes estas singulares instantáneas, por eso las antiguas cobran un valor doble. Antes de 'Hulio' (Baptista), estuvo en La Rosaleda Julio (Iglesias). Y junto a él Darío. Un portero y un delantero, o un portero-delantero. ¡Vaya tándem!

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *