El Málaga y Djukic: de principios y finales

Un contenido de:
F.N.

Domingo, 12 de Julio de 2020. 10:58
Miroslav Djukic, durante el Sporting-Las Palmas de este curso (Foto: Luis Manso).
Miroslav Djukic, durante el Sporting-Las Palmas de este curso (Foto: Luis Manso).

El Málaga CF vuelve a cruzarse con el Miroslav Djukic entrenador este lunes. Será la sexta vez que el serbio, futbolista de pedigrí en el fútbol español durante los 90 y los primeros años del nuevo siglo, se enfrente al conjunto blanquiazul. Con escasa suerte, todo sea dicho, ya que sólo conoce el triunfo en una ocasión. Fue en un día muy significativo para él, ya que un 17 de agosto de 2013 iniciaba su periplo como entrenador del Valencia con una victoria 1-0 ante el Málaga de Schuster, en Mestalla, gracias a un tanto de Ricardo Costa. El único festejo en una relación que le ha traído decepciones. Y algunas, de las gordas.

La mayor, una derrota en La Rosaleda cuando dirigía al Córdoba que le costó el cargo de manera fulminante tras una racha de ocho derrotas consecutivas. Llegó a Málaga jugándose el cuello y los goles de Juanmi y Amrabat hicieron el resto. He aquí la última vez que Djukic se midió al Málaga, ya que posteriormente comenzó un periplo llamativo que le llevó, por este orden, al Al Shabab Al Arabi Club, Partizán de Belgrado y Sporting de Gijón. Al cuadro de Mareo llegó a finales de diciembre del pasado año con el objetivo de lograr el ascenso.

Un reto que no logrará salvo milagro -aún tiene opciones reales pero muy complicadas de entrar en el play off- y al que el Málaga puede dar la puntilla si puntúa en Gijón. En El Comercio, de hecho, aseguran que el futuro del Sporting será sin el balcánico. Un estacazo que ya recibió en su época en el Hércules, cuando tras perder 3-1 en La Rosaleda dilapidó múltiples opciones de salvación en Primera. Con el Valladolid, tras lograr el ascenso en el play off, Djukic sólo pudo sumar un punto al año siguiente con un empate a orillas del Pisuerga. No le funcionan las cosas cuando tiene enfrente el Málaga, un equipo que le ha regalado un principio ilusionante y algún final doloroso.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *