Después del Jenga llega el Lego

Sergio Pellicer desembaló esta noche su nuevo Málaga. Durante el verano su juego ha sido el Jenga, lo recordarán, una torre de la que se van quitando piezas una a una con el objetivo de que no se caiga el bloque. Desde hoy el desafío cambia. Sigue haciendo falta habilidad mental y equilibrio, pero el reto es construir, como si fuera un Lego. El juego se ha transformado sobre la marcha, e igual quedarán secuelas lógicas sobre el camino. Porque el Málaga perdió con claridad en Tenerife, pero, aunque hubiera ganado, las conclusiones colectivas e individuales son contraproducentes. No sólo por ser el primer partido del curso, sino porque para el Málaga es aún una pretemporada. Con balas de verdad, eso sí. Una pretemporada con puntos.

Pellicer dispuso las piezas recién sacadas de la caja sobre el césped, apartó las antiguas que sabe que no le van a encajar, e inició la construcción de lo que debe ser un equipo cuando pase al menos un mes. Es lo que hay, en cuanto a tiempo. Porque hasta el 5 de octubre no se cierra el plazo, y las oportunidades para completar la plantilla en un mercado tan singular y en medio de un ERE llegarán al final. Enfrente un Tenerife también en construcción, pero con una base mucho más tejida que la de un Málaga en el que se estrenaron oficialmente esta noche diez jugadores. Paren y reflexionen: diez jugadores nuevos.

Pellicer dispuso las piezas recién sacadas de la caja sobre el césped, apartó las antiguas que sabe que no le van a encajar e inició la construcción de lo que debe ser un equipo cuando pase al menos un mes

Un once inicial en el que el futbolista que más partidos había jugado con el Málaga era Benkhemassa (19), con siete debutantes oficiales (primer partido de Caye Quintana), con una media de edad de 24,9 años (siete jugadores tenían menos de 25), con un capitán de 19 años que además era el único que repetía con respecto al debut de hace un año en Santander: Ismael Casas, con una defensa con tres filiales, con un lateral izquierdo que no es zurdo y que hace un año no tenía ficha en el filial: Ale Benítez, con caras que ni siquiera les suenan a algunos aficionados, con jugadores por conocerse entre sí (fueron continuas las correcciones a la luz), con dos juveniles terminando el partido… Y sin futbolistas incluidos en el ERE (un asunto que da para tertulia).

Con eso, como decimos, toca construir tras evitar el derrumbe en semanas muy duras. Dejar que sigan llegando las piezas y que Pellicer las vaya encajando con la frente llena de sudor. Apartar el Jenga, y coger el Lego. Construir sobre la marcha. Pero desde los cimientos.

1 comentario

  1. JFM

    Esperemos que Pellicer sepa ensamblar bien las piezas y que Manolo Gaspar traiga las que faltan.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *