El Fernando Torres, suplente de La Rosaleda

El Málaga CF ha llegado a un acuerdo con el Fuenlabrada para intercambiar sus estadios por razones de fuerza mayor derivadas de la pandemia. El entendimiento entre los dos clubes (existe una gran relación tras las últimas operaciones) se ha abrochado a pocas horas del cierre del plazo fijado por la RFEF en sus nuevas normas y bases de competición. El Málaga lo notificó a la propia Federación y a LaLiga, y el departamento de competiciones ha dado el visto bueno esta mañana, por lo que el equipo blanquiazul jugaría en el Fernando Torres los partidos que no pueda llevar a cabo en La Rosaleda por el coronavirus, y el Fuenlabrada haría lo propio en Martiricos.

Excepcionalmente y a lo largo de la presente temporada cuando por circunstancias derivadas de la pandemia un club estuviera imposibilitado para disputar sus encuentros en su estadio, ya sea por imposibilidad de acceder al territorio donde se debía disputar el encuentro o por imposibilidad de utilizar la instalación previamente definida, deberá utilizar, previa autorización de la LNFP y de la RFEF, otro estadio de los que estén homologados al inicio de la temporada para la disputa de partidos de Primera o Segunda División”, explicó la RFEF hace unos días.

Una imagen del Fernando Torres de Fuenlabrada (Foto: LaLiga).
Una imagen del Fernando Torres de Fuenlabrada (Foto: LaLiga).

En esas el Málaga ha elegido el estadio del Fuenlabrada al estar ubicado en una localidad con facilidad para el desplazamiento y al tratarse de unas instalaciones homologadas. Como curiosidad, el cuadro blanquiazul sólo ha disputado un encuentro en el Fernando Torres, el curso pasado, con resultado de 0-0. Se trata de un recinto moderno (remodelado en 2019) y coqueto, con capacidad para 5.400 espectadores. Es uno de los diez campos de la comunidad de Madrid en el que ha jugado oficialmente el club en su historia. El Málaga disputaría allí “sus encuentros oficiales de Primera o Segunda División si se diera el supuesto mencionado anteriormente. La disputa en el estadio designado por el club y autorizado por la LNFP y por la RFEF se utilizará mientras perdure la imposibilidad de disputar encuentros en su propio estadio”.

En el supuesto que el estadio alternativo designado también tuviera la prohibición de disputar encuentros, el club afectado o la LNFP podrán designar otro estadio que cumpla con los requisitos previstos anteriormente. Dicho cambio se notificará a la RFEF para su aprobación definitiva”, concluye el escrito primigenio de la Federación.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *