La guinda: sólo falta el número '12'

Nos hemos acostumbrado a convivir entre mascarillas, a saludarnos con el codo, a guardar distancias, a adivinar la sonrisas de los demás detrás de una tela que nos protege de un virus que nadie conocía y que ahora aterroriza. Desde marzo la vida no es lo que era y sólo nos toca aprender y sumar para evitar riesgos y volver a la normalidad. A viajar sin miedo, a visitar a nuestros familiares sin sentir una parte de resquemor, a dejarnos llevar con nuestros amigos o a sentir lo que es celebrar un gol en un campo de fútbol. Esa sensación, gozar con tu compañero de asiento mientras tu equipo festeja en el verde. Se nos ha olvidado lo que es vivir un gol en el 90', uno de esos que te dejan afónico y que se repite una y otra vez en tu cabeza cuando llegas a casa.

Porque el fútbol no es ajeno al coronavirus, las gradas se vaciaron por obligación y desde España se mira con recelo lo que ocurre en otros países. Alemania o Francia ya tienen aficionados, en un número menor, pero presente en las gradas. También en otros deportes, como por ejemplo en una Eurocup que llevó 225 seguidores al Carpena, hay pasos hacia adelante. Pero el fútbol español sigue sin su alma. Cemento por gargantas, qué tristeza. En Martiricos el silencio es doloroso, hasta el último de los malaguistas sabe que una Rosaleda poblada gana puntos, partidos, cambia los objetivos. También lo saben los jugadores y el cuerpo técnico. Pero, lamentablemente para que cambie todo, aún hay que esperar.

Aficionados en La Rosaleda durante un partido.
Aficionados en La Rosaleda durante un partido.

El Málaga ha ido completando su plantilla durante el verano, rellenando las fichas disponibles pero hasta que los órganos competentes digan lo contrario le faltará su jugador más importante: el 12. Una afición que en su mayoría ofreció su mano al club cuando vinieron mal dadas y que con muy poquito se ilusiona. Cuando La Rosaleda vuelva a abrirse será una caldera, no hay la menor duda. Ver al malaguismo ocupar sus butacas, escuchar los ánimos de una Grada de Animación que siempre está ahí y que necesita recuperar su aliento. El fútbol echa de menos a su gente, La Rosaleda añora al malaguismo. Que acabe la pesadilla, que La Rosaleda vuelva a ser una olla a presión. Es la guinda que le falta al pastel.

4 comentarios

  1. Luis Hidalgo Lupianes

    Grande JM.
    Después de las dos victorias seguidas y del gran gol de Ramón, como siempre, echaron las campanas al vuelo y poco menos que nos veían disputando los ply-of.
    Pero mira por donde fuimos a Vallecas y allí nos sacaron los colores.
    Calma afición que esto es muy largo y el equipo tiene mucho que mejorar. Y ojo que estos héroes de los dos partidos ganados tendrán que seguir siéndolos si queremos aspirar a por lo menos a estar tranquilos.

  2. Luis Hidalgo Lupianes

    Grande JM.
    Después de las dos victorias seguidas y del gran gol de Ramón los periodistas, como siempre, echaron las campanas al vuelo y poco menos que nos veían disputando los ply-of.
    Pero mira por donde fuimos a Vallecas y allí nos sacaron los colores.
    Calma afición que esto es muy largo y el equipo tiene mucho que mejorar. Y ojo que estos héroes de los dos partidos ganados tendrán que seguir siéndolos si queremos aspirar a por lo menos a estar tranquilos.

  3. Luis Hidalgo

    Grande JM.
    Después de las dos victorias seguidas y del gran gol de Ramón los periodistas, como siempre, echaron las campanas al vuelo y poco menos que nos veían disputando los ply-of.
    Pero mira por donde fuimos a Vallecas y allí nos sacaron los colores.
    Calma afición que esto es muy largo y el equipo tiene mucho que mejorar. Y ojo que estos héroes de los dos partidos ganados tendrán que seguir siéndolos si queremos aspirar a por lo menos estar tranquilos.

  4. JFM

    La guinda será cuando "don" jequevirus salga definitivamente del Málaga.

Enviar comentario Ver los 4 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *