El pellizco de suerte necesario: un palo y un fuera de juego por un pelo en dos minutos

Un contenido de:
D.M.

Las flores también construyen grandes proyectos. Y el Málaga CF la tuvo en un intervalo de dos minutos al inicio de la segunda parte. Esa es la verdad. El equipo blanquiazul supo sufrir tras el descanso y gestionó muy bien la exigua renta, pudiendo marcar incluso algún gol más. Pero los minutos que transcurrieron entre el 55 y el 57 fueron de mucho apuro. Primero con una acción de Gaspar Campos, que estrelló un buen disparo en la parte interna del poste rebotando el balón hacia fuera. El balón no entró porque Dios no quiso.

Y luego en la acción del gol anulado al Sporting, un fuera de juego de milímetros que el VAR tardó varios minutos en resolver. Pese a que el Málaga exhibió durante todo el partido una gran sincronía para tirar la línea, Calero se quedó enganchado en esta jugada, y sólo la tecnología pudo determinar que Aitor García, el mejor de los rivales, estaba ligeramente adelantado (vídeo superior). Hubo en la misma acción una discutible mano de Escassi dentro del área, pero quedaba invalidada por la posición antirreglamentaria del onubense del Sporting. El árbitro Prieto Iglesias, a instancias del VAR, anuló el tanto y el Málaga respiró.

En esa madera y en ese ajustado fuera de juego pudo estar el partido, y el equipo de Pellicer, que cuajó un gran partido, tuvo ese pellizco de suerte necesario para sumar su cuarto triunfo en siete partidos (13 de 21). Los pequeños detalles...

La acción fue muy ajustada.
La acción fue muy ajustada.
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *