El Málaga se centra en su cantera: jugadores atados y por atar

Un contenido de:
F.N. / D.M.

David Larrubia, firmando su nuevo contrato (Foto: Málaga CF).
David Larrubia, firmando su nuevo contrato (Foto: Málaga CF).

La Academia sigue siendo un motivo de orgullo para el Málaga CF. El camino entre los escalafones inferiores y el primer equipo se ha acortado en los últimos tiempos, de más apreturas y menos bonanza en lo económico. Cuando la cartera se esfuma, la cantera sobresale. Hay que ganárselo, faltaría más, no hay una alfombra roja que te asiente directamente en el primer equipo. Pero sí es cierto que tanto el club como los jugadores han sabido entender que ahora más que nunca hay que aprovechar lo mejor de la sobresaliente materia prima que hay entre los chavales. Por ejemplo, en el todavía juvenil David Larrubia, que terminaba contrato en 2021 y renovó este lunes hasta 2023, cerrando una primera oleada de ampliaciones y mejoras de contrato de futbolistas de la cantera que se inició con Hicham en pleno confinamiento.

El marroquí, ahora lesionado, renovó hasta 2022, como también lo hicieron durante el pasado mercado veraniego Kellyan (fórmula para mantener sus derechos tras el actual año de cesión en el Ibiza) y un Luis Muñoz que pasó de canterano a capitán en un abrir y cerrar de ojos. Es, posiblemente, el gran ejemplo para los que vienen desde abajo, que no son pocos. Algunos, ya asentados en el día a día del primer equipo. Así empezaron también otros de los renovados, un Ismael Casas (2023) que se lo ganó por partidos e impacto. Capitán (es el cuarto en la línea de sucesión del brazalete tras Lombán, Luis Muñoz y Escassi) al inicio de temporada, poca broma a su edad. Junto a él, en la zaga, Juande logró además de la ampliación (2023) una ficha profesional. Ambos son capitales para Pellicer, una etiqueta que aspira a tener Cristo (2023), con el que el club reafirmó su confianza a modo de renovación tras una época de lesiones que no acaba de dejar atrás.

El Málaga ha cerrado siete renovaciones de jugadores de La Academia en apenas ocho meses

Otros terminan vínculo en junio...

Un total de siete renovaciones en menos de ocho meses. Siete historias escritas con el mismo sello, el de La Academia. Una cantera que sigue proporcionando futbolistas que poco a poco han aumentado su relevancia con los 'mayores' y que en algunos casos terminan su vínculo con el Málaga al término de la presente temporada. Julio -titular en Sabadell- y Ale Benítez, también con minutos en la 2020/21, acaban contrato el próximo mes de junio. Situaciones idénticas a las de Gonzalo, a caballo entre el primer equipo y el Atlético Malagueño, Juan Cruz y un Mike al que de vez en cuando Pellicer ha ido llamando para los entrenamientos.

La eclosión de Ramón Enríquez

Aunque este inicio de temporada está dejando como gran protagonista, por encima de todos los reseñados, a Ramón Enríquez. El centrocampista, internacional en categorías inferiores con la selección española, ha dado un paso adelante y se ha convertido en el motor en el centro del campo del Málaga. Roba, juega y lo hace con una gran confianza. Aún con ficha no profesional, su contrato expira en junio de 2022 y en vista de su evolución no sería descabellado pensar que el club moviera ficha para amarrar a un futbolista en pleno crecimiento futbolístico.

Ramón acaba contrato en 2022 (Foto: LaLiga).
Ramón acaba contrato en 2022 (Foto: LaLiga).

1 comentario

  1. gatoblancomayo

    ramon enriquez ,juande rivas, ismael casas , sera y son los pilares del malaga donde se tienen que fraguar el ascenso y consolidacion del club, ahi que atarlos con buenas clausulas y un sueldo digno a los chavales

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *