Un positivo en el filial condiciona al primer equipo

Funes, durante una charla sobre el coronavirus en pretemporada.
Funes, durante una charla sobre el coronavirus en pretemporada.

Un caso de positivo en el cuerpo técnico del Atlético Malagueño condiciona el trabajo del primer equipo y deja en el aire la disputa de los dos próximos partidos del filial, ante el Antequera, duelo que se debía disputar este domingo a las 12:00 horas; y contra el Estepona, ambos en casa. De este modo, la plantilla del segundo equipo blanquiazul ha comenzado una cuarentena obligatoria que, si se sigue el protocolo de Sanidad, debe ser de al menos 10 días al tratarse de contactos estrechos con la persona que ha dado positivo por COVID’19. De cualquier modo, en Tercera División se estipulan siete días, el tiempo medio de incubación tras el contacto.

Esta situación, además de trastocar los planes del filial, condiciona al primer equipo, ya que tres habituales en la rutina de los de Pellicer jugaron el domingo la segunda parte del partido ante el Torremolinos y han tenido que iniciar un confinamiento obligatorio que será monitorizado, al igual que ocurrió recientemente con Luis Muñoz. Son, en concreto, Gonzalo, Larrubia y Ale Benítez. Otros como Juan Cruz o Haitam Abaida, que también jugaron, sí se entrenan con los mayores al estar sanitariamente aptos para ello al haber generado anticuerpos tras pasar la enfermedad anteriormente. Pellicer completó la sesión de este miércoles con otros tres juveniles y los filiales habituales: Ismael, Cristo, Ramón y Quintana.

El Málaga ha extremado las precauciones en su rutina y las mascarillas dentro la burbuja son obligatorias siempre a excepción de en el campo de entrenamiento

El equipo juvenil, precisamente, no compitió este fin de semana por otros casos de positivos en el que era su rival, el 26 de Febrero. Málaga, al igual que muchas localidades de la provincia, ha superado ya los 500 casos por cada 100.000 habitantes, por lo que ha quedado perimetrada ante el avance de la pandemia. El fútbol no escapa de una situación alarmante, y menos aún los equipos que no compiten bajo el protocolo de LaLiga. En ese sentido, el Málaga ha extremado las precauciones en su rutina y las mascarillas dentro la burbuja en La Rosaleda son obligatorias siempre a excepción de en el campo de entrenamiento.

1 comentario

  1. Oú oú

    Jaja que hagan como hacían nuestros padres, si uno cogía las apperas todos a la.misma habitación a jugar y ya lo pasan todos

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *