Buscando la tecla en los laterales

Un contenido de:
D.M.

Pellicer, de espaldas, en el Anexo (Foto: Málaga CF).
Pellicer, de espaldas, en el Anexo (Foto: Málaga CF).

Suelen ser los laterales las posiciones más fáciles de intuir en los equipos antes de los partidos, pero sorprendió el Málaga y en concreto Sergio Pellicer en ambas demarcaciones en su alineación del pasado sábado ante la Ponferradina. De partida por la no presencia de los presuntos titulares: Ismael Casas y Cristo; y también por quienes los ocuparon, los mismos que en la Copa del Rey: Josua Mejías y Alexander González, ambos en demarcaciones que no son las suyas y con los que, por tanto, hay que medir la exigencia. El resultado estuvo a la vista, ninguno completó el partido y el propio entrenador no tuvo reparos después en reclamar el foco para reconocer que se había equivocado en el planteamiento. “Lo asumo y eludo a los jugadores”, manifestó en términos generales. Se busca la tecla en los laterales.

Ya en el descanso Pellicer hizo dos cambios tratando de dar un golpe de efecto tras un discreto inicio. Uno afectaba a Alexander González, que dejó su hueco a Cristo. El venezolano se muestra vulnerable defensivamente a pierna cambiada, donde por ahora ha actuado, y apenas pudo exhibirse en ataque, una de sus virtudes. Cuando más había que hacerlo para remontar Pellicer optó por Cristo, al que le dio toda la banda izquierda. En la derecha, y contando con Ismael Casas y el propio Alexander, jugó Josua, que estuvo contundente y convincente ante el Granada, pero que evidenció problemas contra la Ponferradina, con lagunas sobre todo con el balón en los pies. Tampoco acabó el partido, reconvirtiéndose Luis Muñoz al lateral derecho en el 68'.

Alexander González y Josua Mejías (Fotos: LaLiga).
Alexander González y Josua Mejías (Fotos: LaLiga).

Al margen de dichas soluciones técnicas de urgencia, lo cierto es que el Málaga echa de menos a Iván Calero. Desde que se lesionó, el equipo blanquiazul no ha ganado en Liga. Su polivalencia mitigaba los problemas físicos de Matos y Cristo en la izquierda, y su condición de carrilero generaba un aporte ofensivo a la hora de crear superioridades y sacar centros. Ismael y Cristo no terminan de asentarse, Matos lleva lesionado algunas semanas, y Ale Benítez se ha mostrado cumplidor y profesional cuando le ha tocado jugar. El sábado se apostó por Josua y Alexander, una experiencia fallida que debe servir para mejorar y para seguir buscando la tecla.

2 comentarios

  1. Alonso

    Lo del partido contra la Ponferradina fue de traca, le dio a Pellicer un ataque de entrenador con los cambios de los laterales, ninguno de los dos venezolanos lo hicieron bien.

  2. JMG

    La p..a manía de algunos entrenadores de cambiar a los jugadores de sitio, de removerlos de su lugar natural.
    Los experimentos con gaseosa Sr. Pellicer. Deje jugar, sí se puede, a los chicos en su lugar natural. No innove ni experimente tanto, y utilice lo que tiene de forma lógica. Por cierto, el tran-tran cochinero que tenemos en casa hay que dejarlo atrás ya. Basta de tanto sobar el balón en la parte trasera y en el centro del campo. Hay que mover con rapidez el balón, que corra este, no el "tío". Así es como hay que jugar, desmarque, pase y velocidad, y "por favor" que los jugadores sean más precisos a la hora de combinar y de dar el último pase, que son profesionales por favor. Hay que exigirles más, y no darles tanto cancha. Aquí a cualquiera que hace algo se le sube a los altares, por mínimo que sea. Ya está bien!!!

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *