Reencuentros en Anduva: abrazos de vuelta y sonrisas torcidas

Un contenido de:
D.M.

Quedan todavía varios días para el partido, pero es de esas citas que se mastican durante la semana, sobre todo en aquellos que vuelven a moradas ajenas que fueron propias. Hablamos del Municipal de Anduva, donde tres jugadores de la actual plantilla del Málaga CF han jugado de local. Para, Yanis Rahmani Miranda de Ebro fue su catapulta a Segunda División, mientras que Joaquín Muñoz y Alexander González compitieron juntos allí el curso pasado llegando a disputar unas semifinales de Copa. Habrá abrazos de vuelta y recuerdos recientes. Claro que también habrá enfrente alguna sonrisa torcida, la de tres futbolistas del Mirandés que estuvieron realmente cerca de serlo del Málaga: Simón Moreno, Raúl Lizoain y Cristo González.

De entre todos, quien más brilló en Anduva fue Yanis Rahmani. Allí explotó el franco-argelino, generando un gran rendimiento en dos años que coronó con el ascenso. Fueron 20 goles que le valieron para firmar por el Almería, con el que aún tiene contrato aunque apenas ha jugado allí media hora oficial. Además, el curso pasado coincidieron en Anduva Joaquín Muñoz y Alexander González. El primero jugó la segunda vuelta cedido por el Huesca, disputando 15 partidos y dando un gol (vídeo inferior) y una asistencia. Podrá enfrentarse por primera vez al Mirandés ya que la ida no la jugó por lesión. Igual Alexander, que llegó después al Málaga y que militó un año en aquel club, con el que fichó desde el Elche. El vinotinto disputó 32 partidos y dio dos asistencias, pero no renovó su contrato y se marchó a Rumanía. Sus palabras de despedida fueron muy buenas.

Alexander, en su presentación el Mirandés el año pasado (Foto: CD Mirandés).
Alexander, en su presentación el Mirandés el año pasado (Foto: CD Mirandés).

Las sonrisas torcidas

Enfrente habrá tres jugadores que han estado bien cerca de vestir de blanquiazul: Simón Moreno, Raúl Lizoain y Cristo González. Dos de ellos llegaron en el mercado de invierno. Uno es Simón Moreno, que jugó la primera vuelta en el Cartagena, aunque no tuvo minutos en el partido del Efesé en La Rosaleda. Su historia surrealista con el Málaga ya es conocida: se llegó a entrenar en Martiricos con su cesión cerrada con el Villarreal, pero Al-Thani tuvo un pronto por el ‘Caso Ontiveros’ y se negó a firmar. Lizoain no recaló en el Málaga porque LaLiga no lo permitió, mientras que Cristo fue una opción caliente hasta el último suspiro del pasado mercado estival y estaba en la recámara para el invernal ‘porsi’, pero se adelantó semanas antes el Mirandés, con el que ha marcado tres goles en cinco partidos.

Alexander y Joaquín, en una barrera con el Mirandés en Anduva.
Alexander y Joaquín, en una barrera con el Mirandés en Anduva.
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *