El hermano de Luis Muñoz, el talismán detrás sus golazos: "Me está metiendo magia"

Un contenido de:
ElDesmarque

No hay nada en el fútbol como la semana que sigue a una victoria. Los que la llevan lo saben. Los estados de ánimo en los equipos se tiñen en gran parte por los resultados del domingo. La resaca, que se le conoce. Cuando se gana todo se ve de otro color. Especialmente feliz están siendo estos días para Luis Muñoz, capitán del equipo ante el Rayo, goleador, y que además ha cumplido 24 años. El malagueño no había marcado ningún gol desde que debutó en la élite en noviembre de 2016, y en febrero ha hecho dos para enmarcar: el misil al Zaragoza y la volea al propio Rayo. Luis Muñoz está en racha y tiene claro quién es el talismán de su eficacia como gestor de golazos, su hermano pequeño Jesús, que le ha cortado el pelo en los días previos a ambos partidos. El secreto está en la casa.

Desde que me ha pelado me está metiendo magia, porque desde que me he hecho este corte estoy metiendo goles”, descubrió entre risas Luis Muñoz en una entrevista en Cope Málaga. El ‘8’ blanquiazul fue cruzado telefónicamente con su hermano, que comentó que suelen quedar un día antes de los partidos para apurar el look del jugador blanquiazul. “Le mando toda la suerte del mundo, se lo dije ayer por su cumpleaños. Ojalá que juegue en Primera, si es con el Málaga mucho mejor”, deseó Jesús Muñoz, el mediano de la familia. Ambos, Luis y Jesús, gastan buen pelo. Viene en los genes, bromean simpáticos: “Mi padre tiene mejor pelo que nosotros, eso viene de herencia”.

Celebración de Luis Muñoz, y una foto con su hermano en Navidad.
Celebración de Luis Muñoz, y una foto con su hermano en Navidad.

El del Rayo, mejor; el del Zaragoza; más bonito

Luis Muñoz también se refirió a los tantos de los últimos dos partidos en casa. “Para mí es mejor el gol del Rayo porque nos da los tres puntos y no nos deja mal sabor de boca; pero como gol, más en el plano individual, el de Zaragoza es más bonito”, analizó el jugador malagueño, que relató así la jugada: “Vi que Ismael iba a centrar en banda y el hueco en el segundo palo. Tenía a Pablo delante, vi que el balón le pasó un poco y dije esta es la mía, aquí no puedo perdonar. El bote hizo que cogiera altura, a mucho que se estirase el portero no podía llegar”.

Por último, sobre el partido reconoció: “Ha sido uno de los más completos tanto en ataque como en defensa y en equilibrio. Hay que seguir con la misma idea. En casa buscamos marcar pronto para conseguir fluidez y tranquilidad. Ya hemos roto la mala racha y esperemos que vengan más victorias en La Rosaleda. El otro día desde el calentamiento salimos con un brillo en los ojos y una ambición que se demostró desde el principio. Veníamos buscando equilibrio y dejar la portería a cero. Se consiguió. Dejando la portería a cero tienes mucho ganado”.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *