Luis Muñoz y el partido de su vida: los datos que confirman su impacto

Un contenido de:
F.N.

Puede sonar a afirmación rimbombante, casi desmedida. Pero cierta. Luis Muñoz firmó ante el Sabadell el mejor partido de su vida a nivel profesional. Los dos goles lo capitalizan todo, pero detrás de esa nueva faceta casi de '9' hay un tremendo impacto en prácticamente todas las parcelas del terreno de juego. La jugada previa al penalti recibido lo define a la perfección: él fuerza una falta en el borde del área propia e instantes después presiona un balón en la rival, lanzándose al suelo y generando la pena máxima que él mismo anotó. El Luis Muñoz 2.0 que despertó el año pasado a actualizado su versión a una 3.0 más goleadora, más diferencial. Y todo sin escatimar un ápice del esfuerzo y la garra que pone siempre en cada partido.

Porque, pese a que por encima de cualquier estadística quedará su doblete (ver vídeo superior) o las dos genialidades extra que pudieron hacer de su partidazo una obra de arte de haber terminado en gol, Luis Muñoz acabó el encuentro convertido en el jugador que más corrió. 11,2 kilómetros se llevó en las piernas el capitán del Málaga, seguido muy cerca de un Escassi (10,7) cuyo cambio de posición ha ayudado a desatar la versión más ofensiva de Luis Muñoz o a asentar en el once a un futbolista que crece a cada partido como Jozabed. Una terna de centrocampistas que, a día de hoy, parece insustituible. Como apunte, Jozabed terminó siendo el quinto jugador con más kilómetros recorridos (9,5).

Luis Muñoz recorta a Juan Ibiza en el duelo ante el Sabadell (Foto: LaLiga).
Luis Muñoz recorta a Juan Ibiza en el duelo ante el Sabadell (Foto: LaLiga).

Pero en lo que refiere a Luis Muñoz hay que terminar por completar sus despampanantes estadísticas. Fue, de largo, el futbolista que más esprints realizó con 47 (Caye y Joaquín compartieron la segunda posición con 39) y estuvo entre los que más esfuerzos realizó a máxima intensidad. Cerró su partido con tres faltas recibidas, tres recuperaciones y un 91% de acierto en el pase (20 completados de 22 intentados). Un partido que rozó la perfección, en el que marcó las diferencias y en el que volvió a ganarse la etiqueta de jugador indetectable para las defensas. Un box to box que, junto a Juande y Chavarría, ya es el máximo goleador del equipo con cuatro dianas.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *