El derbi se viene para Málaga (66-88)

Sábado, 18 de Enero de 2020. 22:22
Toupane, en una acción del duelo (Foto: ACB Photo).
Toupane, en una acción del duelo (Foto: ACB Photo).

El derbi se viene para Málaga después de un señor partido del Unicaja, de los más cómodos de la temporada. Sobresaliente puesta en escena frente al Coosur Betis de los Luis Casimiro, espoleados por una gran noche en el triple. Tras entrar en la Copa del Rey como anfitrión, una buena inyección de confianza para un enero donde la cuesta sigue ganando pendiente. Muestra de ello el partido del martes en Andorra, clave para allanar el Top 16. Anotaron todos los hombres que estuvieron en pista en los malagueños, significativo, pero brilló Darío Brizuela con 20 puntos.

Salió con el acelerador a fondo el Unicaja, que salvo algún tramo muy concreto, dominó con amplitud los primeros 20 minutos. Pudo imponer sobre la pista de San Pablo, en la grada había mucho aliento malagueño, la idea de Luis Casimiro. Se vieron tramos de muy buen baloncesto, de los mejores del año. Es difícil darle continuidad a ese nivel, pero es el camino. Hubo un buen nivel defensivo, gobernó el rebote y pudo correr. Ahí las mentes estuvieron lúcidas para encontrar al hombre sólo y todo fluyó. Al descanso había metido nueve triples de 18 tirados, en un envidiable 50%. Con acierto, volaba.

Además, había muchas manos para meter. Siete jugadores, de 11 que jugaron, anotaron un triple. Y sólo se quedaba sin estrenar su casillero Elegar, de nuevo reintegrado. Adams pegaba el primer arreón, pero le costaba al conjunto cajista despegar pese a los seis lanzamientos anotados de tres. Conger y Slaughter ponían vendas, pero se desató Brizuela, que va encontrando sus momentos para producir en un contexto más exigente. Siete puntos casi consecutivos del vasco estiraban y ponían rentas por encima de la decena. Un tiro libre de Jaime Fernández y un triple de Toupane desde la esquina, tras varios fallos en su especialidad, ponían la máxima al paso por vestuarios (33-49).

Amago de remontada... y Brizuela

Dos triples de Conger, muy activo e indectectable por tramos, y Sipahi iniciaban un parcial de 13-3 que encendía alguna alarma para el Unicaja. "Tenemos que seguir siendo sólidos", decía Casimiro antes de comenzar el tercer cuarto. Se acercaba el Coosur Betis (46-52) y emergió Darío Brizuela con ocho puntos. Tiene mucho catálogo el escolta, que salía en un momento de mucha trascendencia. En cierto modo, mataba el partido. Le ponía el clavo, que ponía distancias cercanas a la veintena.

Supo esta vez sí conservar la diferencia el equipo malagueño, que contemporizó bien la ventaja. Hubo tiempo para el debut de Ismael Tamba, que lo hizo a lo grande con un triple a tablero en su primer balón. Lleva tres años en Málaga el cordobés, que tiene una progresión interesante. Victoria, cinco en los últimos siete partidos, muy importante para escalar y recuperar la confianza. El derbi se viene para Málaga más de un lustro después. Golpe encima de la mesa en una pista donde sólo ganaron cómodo Real Madrid y Barcelona, lo que da más brillo al triunfo. Ahora toca pensar en Andorra, un choque clave en el camino del Top 16.

Ficha técnica: 

Coosur Real Betis 66 (22+11+20+13): Sipahi (10), Slaughter (11), Conger (21), Whittington (-), Niang (7) -quinteto inicial-, Oliver (2), Jordan (4), Enechionyia (3), Almazán (2) y Borg (6).

Unicaja 88 (25+24+22+17): Alberto Díaz (8), Adams (11), Toupane (13), Thompson (7), Gerun (10) -quinteto inicial-, Waczynski (6), Jaime Fernández (5), Guerrero (2), Brizuela (20), Suárez (2), Elegar (1) y Tamba (3).

Árbitros: Martín Bertrán, Bultó y Baena. Sin eliminados.

Incidencias: partido de la decimoctava jornada de la Liga Endesa celebrado en el Palacio Municipal de Deportes San Pablo (Sevilla) ante 6.812 espectadores.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *